10 Colombianadas que todos alguna vez hemos vivido… ¡Imposible negarlas!

Hay cosas en nuestra sociedad que no tienen condiciones, edad o estrato, porqué Colombiano que se respete ha disfrutado de todas las Colombianadas en algún momento de su vida y si aún no ha sido así… ¡Todavía estás a tiempo!

 

  1. El calendario colombiano está lleno de días festivos y somos felices cuando se celebran los lunes, nos encantan los “puentes” ¡Gracias a Raimundo Emiliani por ese aporte!
  2. Mercar sin dinero ni codeudores en la tienda de la esquina, porque fían!!
  3. Comprar el encargo de la mamá en la tienda y quedarse con lo que sobra para comprar “cositas”.
  4. Si es necesario, se pone a secar la ropa detrás de la nevera.
  5. Un buen paseo de olla al río o charco más cercano, con toda la familia o con los mejores amigos.¡Entre más personas vayan, mejor!
  6. Nuestros particulares medios de transporte. En Colombia podemos viajar en chiva, carrito de balineras, zorras, colectivos y similares.
  7. Aquí todo tiene arreglo, solo basta esperar que pase el señor que repara la olla express, la licuadora, la plancha y el control remoto del televisor.
  8. Los remedios caseros. Aquí nos “aliviamos” de la gripa a punta de agua panela con limón; el dolor de garganta se quita con mantequilla derretida con limón y la penca sábila sirve para casi todo.
  9. La comida no se bota, siempre es posible preparar un rico desayuno con lo que sobró del día anterior, de ahí el famoso “calentado”.
  10. Decidir el lugar para almorzar con la ayuda del señor vestido de payaso y su inseparable  megáfono, anunciando el menú del día en la entrada del restaurante.
Leer también  Alerta! Cuidado al momento de prestar su celular a desconocidos para hacer llamadas. ¡Falso secuestro!

Visto en ColombiaMegusta

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

carlos_prasca

Carlos Prasca es elegido como nuevo rector de la Uniatlántico

Buscar: El candidato tuvo 5 votos a su favor por parte de los consejeros. En la …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo