Tiene 15 años, vende empanadas y el mundo lo está buscando por ser un genio de la mercadotecnia

Francisco Orihuela Ramírez es un ingenioso empanadero de 15 años que en sus diarias “relaciones públicas a nivel micro, con el cliente”, vende empanadas en Acapulco, Guerrero, en México. Y su creatividad para las ventas es tal, que un video donde se muestran su enormes capacidades como “futuro mercadólogo” se ha vuelto viral.

PUBLICIDAD

Su forma de venderle empanadas a unos turistas en la playa es tanta, que Francisco los impresionó y estos le pidieron que lo dejaran grabarlo con su celular. Con ustedes… el gran Francisco:

PUBLICIDAD

A pregunta expresa, y luego de un “¡qué bárbaro!” ante la ingeniosa avalancha de argumentos de por qué comprar una empanada, Francisco responde sobre la producción de las empanadas: “Las hago yo, pero siempre hay que rendir cuentas a la madre”.

Uno de los muchos argumentos que utiliza para tratar de convencer a los turistas de comprarle es: “El día de mañana usted podría sentirse satisfecho de decir que a aquel mercadólogo del futuro le compró dos empanadas cuando todavía vendía en la playa”.

Leer también  Solo tenía 7 dólares en el bolsillo; hoy es el actor mejor pagado del mundo

Francisco da muchos argumentos lógicos, existenciales, gastronómicos, humanos, matemáticos y económicos por los cuales es más conveniente comprar empanadas que quedarse sin degustarlas.

Su impacto fue tal, que el inversionista Arturo Elías Ayub, director de Alianzas Estratégicas y Contenidos de América Móvil, director de Fundación Telmex, director de Uno TV y conductor del programa de inversiones Shark Tank México, pidió ayuda en las redes para localizarlo y ofrecerle trabajo, esperemos y pronto suceda

Visto en LaGuiaDelVaron

No te lo pierdas

Screenshot 2016-12-04 05.26.47

Si usas WhatsApp presta atención: este es el enlace que jamás debes abrir

Si eres de los que usan WhatsApp para todo, entonces presta mucha atención, porque actualmente …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo