Saltar al contenido

A 40 años en hospital mental, condenan a niña que apuñaló a compañera en EE. UU.

Finalmente, la niña que apuñaló a amiga para tener la atención de “Slender Man” (un personaje de terror nacido de internet) va a tener que pasar 40 años en una institución mental.

De esta forma lo dictaminó el juez responsable del caso, ocurrido cuando Morgan Geyser y Anissa Weier llevaron a su compañera Paython Lautner al bosque para agredirla. Las tres involucradas tenían 12 años en ese momento y la víctima sobrevivió luego de que un motociclista la encontrara arrastrándose en la carretera.

Las dos niñas admitieron su participación en el hecho. Mientras la primera la apuñalaba, la segunda miraba desde atrás y la instaba a seguir con el delito para ser favorecida por este creepy-pasta o mito de internet que buscaba traumatizar principalmente a los más pequeños.

Los abogados de Geyser argumentaron que padece de esquizofrenia y trastorno psicótico, que la hace vulnerable a padecer delirios. De hecho, le contó a los psiquiatras que podía comunicarse por telepatía con Harry Potter o Las Tortugas Ninja, otros reconocidos personajes de ficción.

Durante el juicio, ahora con 15 años, la autora material del apuñalamiento lloró mientras se disculpaba con la víctima y su familia. “Solo quiero que ‘Bella’ (así la llama) y su familia sepan que lo siento”, dijo.

Leer también  Colombia, en la lista de los países espiados en la web de Rusia, por medio de las cámaras privadas.

Eso sí, el grupo médico que estuvo en la audiencia entregó opiniones dispares sobre la gravedad de la salud mental actual de Geyser y el tratamiento que requiere.

Anissa Weier, en tanto, también cumple una condena de 25 años en un psiquiátrico.

Los hechos

Lo hechos sucedieron de esta manera: Geyser, junto con su compañera Anissa Weier, convidaron a Leutner a una fiesta de pijamas en un bosque de un suburbio de Milwakee. Geyser apuñaló a Leutner 19 veces con el estímulo de Weier.

Las agresoras dijeron luego a los detectives que necesitaban matar a Leutner para convertirse en ‘apoderadas’, o ‘sirvientas’ de ‘Slender Man’, una criatura demoníaca que habían visto en Internet y que a menudo se representa como una figura de araña en un traje negro con la cara blanca sin rasgos.

Las chicas contaron que estaban obligadas a matar para protegerse a sí mismas y a sus familias del demonio. Geyser confesó que después de cometer el asesinato planeaban huir a la mansión del demonio, que creían que estaba en el bosque nacional Nicolet, en Wisconsin.

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo