Saltar al contenido

Con 61 años llevó en su vientre a su nieto. Esto fue hace 7 años, hoy una foto revela su cara

En definitiva el amor de una madre no posee límites, hay mujeres que harian literalmente cualquier cosa con tal de ver a sus hijos contentos, este amor puede sobrepasar hasta lo inimaginable y un gran ejemplo es esta madre de 61 años, su historia sigue conmoviendo a millones.

Su nombre es Kristine Casey y vive en Chicago, EE.UU, cientos de personas recuerdan a esta heroína madre quien se ofreció como vientre subrogante para llevar a cabo el sueño de su hija Sara de tener un bebé.

Aunque varios juzgaron en aquel instante y probablemente vuelvan a hacerlo, únicamente quien es madre o padre sabe todo lo que uno es capaz de hacer por amor a los hijos, Kristine no fue la excepción.

Sara Connel, hija de Kristine y su marido Bill, soñaban con el dia que se convertirian en padres pero lamentablemente Sara tuvo dos abortos y entonces perdieron la fe de que algún día podrían tener hijos.

No obstante, los doctores brindaron otra alternativa al matrimonio: buscar un vientre subrogante, en otras palabras, que otra mujer tuviera en el vientre al hijo de los dos.

En ese instante no estaban muy seguros de la alternativa pero anhelaban con todo su ser conformar una familia, al final terminaron aceptando cuando Kristine le ofreció a su hija ser ella la madre subrogante de su nieto.

Leer también  Serpiente entra en Café Internet y le da tremendo susto a los clientes

Posterior a esto hubo una cantidad enorme de estudios y exámenes para saber si Kristine era apta para la fertilización in vitro ya que tenía 61 años.

Afortunadamente, luego de unas cuantas semanas los médicos dieron la grandiosa noticia de que era una gran candidata y sin problema alguno llevaron a cabo el proceso.

Todo el embarazo fue fácil y sin inconvenientes de por medio. En el 2011 por fin dio a luz a su nieto, al cual decidieron llamar Bill, un hermoso pequeñito que nació completamente sano y todo gracias a su abuela, quien de hecho, también está en perfectas condiciones de salud.

Esta mujer es de los mejores ejemplos de que una madre no conoce límites para hacer feliz a sus hijos, en este momento Sara y Bill no pueden estar más agradecidos con ella mientras que el lazo que tiene con su nieto, es muy fuerte.

¿Qué opinas acerca de esta grandiosa historia? ¿Crees que es admirable la acción de Kristine?

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo