Saltar al contenido

⚠️ Peligro ⚠️ Alarma en Santa Marta y Cartagena por aparición de ‘aguamalas’ tóxicas en sus principales playas

La presencia de una especie de medusas llamadas “fragatas portuguesas”, que resultan altamente tóxicas ante el contacto con los seres humanos tiene en alerta a las playas de Santa Marta, la confirmación de la presencia del animal fue hecha por la Corporación Autónoma Regional del Magdalena (Corpamag).

Los primeros en detectar varios especímenes de estos organismos en aguas de Cabo Tortuga, Playa Salguero y El Rodadero fueron los hombres de la Estación de Guardacostas de Santa Marta, quienes notificaron a la autoridad ambiental para que se pusiera al frente del manejo ambiental y sanitario.

El Parque Nacional Natural Corales del Rosario y de San Bernardo tambien informó que por estos días debido a los efectos de corrientes y vientos, arriban a esta área protegida cientos de Physalia physalis, de nombre común aguamala, fragata portuguesa o carabela.

En el mes de marzo se registran velocidades máximas entre 30 y 35 nudos lo que ha favorecido la llegada de esta especie de hidrozoo. De acuerdo a reportes de los funcionarios, se han visto en zonas de bañistas de las Islas del Rosario y en Playa Blanca – sector de Barú, por lo que se recomienda a quienes van a bucear o ir a playa tener cuidado con estas especies.

Leer también  ¡Se necesitan colombianos en Canadá! Aquí puede ver la lista de profesiones requeridas

Esta es una especie bastante peligrosa por su naturaleza urticante. El veneno de la carabela es letal para el hombre o puede producir picaduras cutáneas de diversa gravedad.Su picadura es dolorosa, la persona que tenga contacto con esta especie debe evitar tocar con los dedos los tentáculos y usar en su lugar guantes o una toalla.

Recomendaciones

En caso de presentarse contacto con ella debe enjuagar con agua dulce o salada y no se debe utilizar vinagre. En algunos casos la atención médica debe ser inmediata ya que su picadura puede provocar un shock anafiláctico.

El resultado más común por el contacto es una lesión en forma del látigo, las cuales pueden durar de minutos a horas y la erupción puede progresar a hemorragia o ulceración. Los episodios pueden durar de cuatro a seis semanas en el sitio de envenenamiento.

Esta especie de amplia distribución se presenta con mayor frecuencia en las regiones tropicales y subtropicales del Pacífico e Índico, y el norte de la Corriente del Golfo Atlántico, aunque se encuentra en mares cálidos de todo el mundo.

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo