Saltar al contenido

A Aldair lo mataron por ir a ensayar la corte de un quinceañero en zona prohibida

El problema de las fronteras invisibles, ‘trazadas’ por las pandillas y bandas delincuenciales que operan en el suroriente de la ciudad, se agudiza con el pasar de los días.

El pasado martes fue asesinado a sangre fría, de un balazo en la cabeza, un joven de 22 años que respondía al nombre de Aldair Peña Hernández.

El reporte preliminar de las autoridades indicaba que el crimen estaría relacionado con la disputa de dos pandillas por el dominio y control de acciones delincuenciales en el barrio La Luz y sectores circunvecinos.

No obstante, distintas personas residentes del sector, sorprendidos con los reportes de prensa que señalaban a Aldair como miembro de una de las dos bandas involucradas, decidieron romper el silencio, y bajo el anonimato contaron detalles del hecho criminal a Hora 7/24.

Lo primero que revelaron es que el crimen habría sido perpetrado por la pandilla ‘los Calabazos’. Y, segundo, que lo asesinaron porque este comenzó a frecuentar el sector de la carrera 17C para ensayar el baile de una corte de quinceañero. Aunque le advirtieron que “no podía pisar ese territorio”, siguió asistiendo a los ensayos.

“Esos manes conmigo no se meten, porque ellos saben que yo no soy malo”, decía Aldair a los que le recordaban el peligro que corría cruzando la supuesta frontera.

Pero ya los pandilleros, indignados por la intransigencia de Aldair y creyendo que este era un “lleva y trae” de la pandilla de la 19 (sector donde residía la víctima), tomaron la decisión de acabar con su vida.

Leer también  El homenaje del festival vallenato a sus creadores

“Utilizaron a una supuesta amiga y esta lo citó por teléfono en la zona enmontada donde lo asesinaron de un tiro en la cabeza. Este era un muchacho sano, que no tenía problemas con nadie. Pero últimamente los pandilleros se están ensañando con la gente de bien”, manifestó un vecino.

Vendedor de frutas y futbolista

Aldair Peña Hernández había cumplido 20 años un día antes de que lo asesinaran. Tenía planeado viajar después del quinceañero a la región del Urabá antioqueño, para reencontrarse con su madre y quedarse a vivir con ella.

Conocidos aseguran que desde niño acompañaba a su padre a trabajar en la calle 30 con carrera 43, mercado público de la ciudad, a vender frutas. En la actualidad tenía su propio puesto.

El día de su muerte no trabajó porque se quedó celebrando su cumpleaños con un amigo un día antes y amaneció con resaca.

Prefirió quedarse en casa e ir a un centro odontológico para iniciar un tratamiento de ortodoncia. Sin embargo, desvió su rumbo tras recibir la llamada de la supuesta amiga que lo puso como “carnada”.

Los directivos de la escuela de fútbol Real Dunas FC le dedicaron un post en la red social Facebook, en el que lo destacaron como un “gran jugador”. Alda, como era conocido por sus amigos y familiares, venía siendo seguido por veedores del Deportivo Cali.

Fuente: http://www.hora724.com/aldair-lo-mataron-ir-ensayar-la-corte-quinceanero-zona-prohibida/

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo