Amor fraternal: niño pequeño está dispuesto a morir por su hermana

PUBLICIDAD

El doctor Jim Clark luchaba por la vida de su paciente, Liz. La niña, de cinco años, tenía una enfermedad rara y necesitaba una transfusión de sangre para sobrevivir. Su única esperanza era recibir sangre de su hermano gemelo, no solo por el hecho de que tengan el mismo tipo sanguíneo, sino porque él mismo había superado la enfermedad por la que ella estaba pasando. Por lo tanto, su sangre contenía el anticuerpo que podría salvar la vida de Liz.

Cuando el médico le preguntó al niño que si le parecía bien donar sangre para su hermana, al principio dudó un poco. Pero cuando le explicaron que era la única forma de salvar la vida de su hermana, el niño aceptó.

PUBLICIDAD

La transfusión tuvo lugar, y el doctor respiró aliviado cuando vio que la cara de Liz volvía a tomar color. Pero cuando el procedimiento acabó, el valiente joven se quedó muy serio e hizo una pregunta que el médico nunca podría olvidar: “¿Y ahora cuándo voy a morir yo?”

Leer también  6 Trucos para gustarle a cualquier persona según los servicios especiales

El pobre niño pensaba que al donarle sangre, iba a dar su vida para poder salvar la de su hermana. El médico lo tranquilizó inmediatamente y le aclaró que no iba a morir.

Jim estaba emocionado por el amor tan puro y profundo que se escondía tras este malentendido, y compartió esta maravillosa historia con todo Internet.

La historia de estos gemelos enternece hasta los corazones más duros, especialmente por la inocencia y el amor incondicional de este pequeñín. Es, sin duda, el mejor hermano del mundo.

Visto en NoLoCreo

No te lo pierdas

¡Puedes cree esa mond estamos en el pasado La jocosa expresión de una costeña viaja eurotunel

“¡Puedes cree’ esa mond… estamos en el pasado!” La jocosa expresión de una costeña que viaja en tren de Inglaterra a Francia por el EuroTúnel

PUBLICIDAD La publicación de la espontánea mujer ya se hace viral en las redes. Una …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo