Así quedó el aeropuerto más famoso del Caribe después del paso del huracán Irma

PUBLICIDAD

Irma ha dejado al menos ocho muertos en la isla de San Martín, una de las más devastadas por el huracán. Entre un 60 y un 70% de las viviendas de la parte francesa han quedado destruidas. También volaron trozos del hospital, el cuartel de bomberos y la gendarmería. En la parte holandesa, la tormenta afectó al aeropuerto. La famosa playa junto a la pista de aterrizaje ha desaparecido.

Desde el aire y a nivel del suelo, las fotografías que llegan a las redes sociales desde San Martín son desoladoras. Automóviles sumergidos, barcos convertidos en astillas, árboles partidos en dos y casas sin tejado.

 

Los vientos de hasta 300 km/h hicieron que el mar invadiera la orilla con violencia y una parte importante del litoral quedara bajo agua.

Una de las playas que ha desaparecido con el paso del huracán de categoría 5 es la de Maho, en el lado neerlandés de la isla, la que se encontraba junto a la pista de aterrizaje del famoso Aeropuerto Internacional Princesa Juliana.

Leer también  En Estados Unidos abrieron la primera carrera para estudiar Marihuana
PUBLICIDAD

 

DJHjbEiWsAAMh4G

 

Además de la playa, el interior del famoso aeropuerto está inundado y buena parte de su infraestructura ha quedado destruida.

El Aeropuerto Internacional Princesa Juliana de San Martín es el tercer aeropuerto del Caribe en número de pasajeros anuales, y una de las mayores atracciones de la parte holandesa de la isla.

San Martín es una isla de 93 kilómetros cuadrados dividida en dos: la parte norte es un territorio de ultramar francés de 36.000 habitantes y la parte sur es un país constituyente de los Países Bajos de 35.000 habitantes.

 

 

No te lo pierdas

cover fb joven subasta virginidad iphone 8

Una Joven subasta su virginidad por un iPhone 8 pero recibió una aterradora sorpresa

PUBLICIDAD Una joven china vivió un traumático momento, luego que ella subastara su virginidad en …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo