Cómo afecta a la columna el uso prolongado del celular

Sesenta libras son más o menos el peso de cuatro bolas de bolos de tamaño grande. O seis bolsas de plástico llenas de alimentos. O el peso de un niño de 8 años.

Es también, según un nuevo cálculo publicado en la revista Surgical Technology International, la cantidad de fuerza ejercida sobre la cabeza de un ser humano adulto que está mirando su teléfono hacía abajo.


Kenneth Hansraj, un cirujano de Nueva York, recreó el fenómeno usando un modelo computarizado de la columna vertebral humana. Una cabeza humana promedio pesa alrededor de 10 a 12 libras, y la inclinación hacia abajo para revisar Facebook, enviar un texto, o googlear genera el peso del cráneo amplificado por la fuerza de gravedad.

PUBLICIDAD

“A medida que la cabeza se inclina hacia adelante las fuerzas que se ejercen por el cuello son de 27 libras a los 15 grados, 40 libras en 30 grados, 49 libras en 45 grados y 60 libras a los 60 grados”,  escribe Hansraj en el paper.

Leer también  ¿Sabías que el mal genio puede ser un trastorno crónico?

Según Nielsen, los estadounidenses gastan alrededor de una hora en sus teléfonos inteligentes cada día. A menos que te entrenas para mirar hacia delante tu smarphone, podrías estar continuamente ejerciendo fuerzas perjudiciales en la columna vertebral. “Estas tensiones, pueden dar lugar a un desgaste prematuro, fractura, degeneración rápida y posibles cirugías.”, describe  Hansraj.

Esto no es algo nuevo y los fisioterapeutas han advertido de este flagelo durante años. Pero es sin duda es un aporte significativo en la sensibilización, aprender que mirar el Twitter en la cola del supermercado es el equivalente de dar un paseo con oso hormiguero a cuestas.

Fuente: El Universal

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

Young man is picking his nose

‘Curucutarse’ la nariz y comerse los mocos podría ser bueno para la salud

Buscar: Según los investigadores, la mucosa fortalece el sistema inmunológico y ayuda a evitar las …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo