¿Conoces ‘Darvaza’? Bienvenido a la puerta del infierno

En muchas culturas se habla del infierno como un lugar donde, después de morir van aquellos que han causado el mal a los demás, en este lugar son castigados y torturados por la eternidad las almas de los pecadores e impíos de la humanidad, en diversas culturas presentan otros nombres como Tártaro para los griegos o inframundo para muchas religiones alrededor del mundo.

Este lugar tendría su ubicación en lo más profundo de la tierra, la palabra “inferus” hace a referencia a subterráneo o inferior, y hace de contrario al cielo para muchas religiones, algunos afirman que la puerta a este lugar se encuentra en el gran desierto de Karakum, cerca de la pequeña aldea de Darvaza, en Turkmenistán. En específico se hace referencia al cráter de Darvaza, que es  conocido como La puerta al Infierno.

PUBLICIDAD

Este es una antigua exploración de gas ubicada en el desierto,  que ocupa la mayor parte del territorio del país, que es rico en petróleo y gas. Este cráter de 69 metros de diámetro y 30 de profundidad con una temperatura en su interior de 400°C se creó tras un accidente al final de la década de los 60’s durante unas obras de exploración de gas.

Leer también  Una madre y su hijo luchan para que la corte los deje ser una pareja

Funcionarios soviéticos, vieron literalmente como su equipo y colegas eran tragados por la tierra pero lo que en realidad había sucedido es que estaban encima de una cueva subterránea llena de gas natural. Después de algunos años misteriosamente se predio el cráter emitiendo fuego de manera constante. Muchos han sido los intentos por apagarlo y los esfuerzos han sido en vano.

Visto en: DemasiadoInteresante

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

esquinadelmovimiento

¡Saca el cole que llevas dentro! ¿Qué tanto sabe de expresiones ‘coletas’? Ponte a prueba en este test vale mia!

Buscar: Por motivo a las “relajadas” declaraciones del ciclista Rigoberto Urán en cada etapa del Tour de …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo