De reciclador en las calles a estrella de la televisión: La verdadera historia de Juan Bautista Escalona

PUBLICIDAD

Su niñez no ha sido nada fácil. Vivió en Cartagena, Santa Marta y finalmente llegó a Valledupar donde se radicó por un tiempo con su madre, su padrastro y sus siete hermanos en una casa de cartón en una invasión. Trabajó como reciclador en las calles y cantó por algunas monedas. Cada que recibía ganancias en su jornada diaria, Juan aprovechaba para comprar comida para su enorme familia. Su talento fue percibido por el maestro Andrés ‘El Turco’ Gil quien no dudó en darle la oportunidad de integrarse a las filas de su agrupación ‘Los Niños Del Vallenato’ donde ha permanecido desde los 6 años de edad.

PUBLICIDAD

Su talento y su carisma lo han llevado lejos, fue así como en el 2011 logró quedarse con un cupo para el Factor Xs donde tuvo una destacada participación. En el 2012 cantó ‘No vale ná’ para el álbum ‘Los Niños Claman’ de Los Niños del Vallenato y en el 2013, se presentó ante los productores de la novela de Diomedes Díaz y durante tres meses haciendo casting, estuvo convenciéndolos de que él era el indicado para interpretar al Cacique en su infancia. Aunque tuvo que dejarse crecer el cabello y mejorar su memoria, finalmente Juan Bautista obtuvo el papel que le cambiaría su vida.

Leer también  (Video) ¿'Popeye' no olvida sus dias de asesino? Así amenaza a una mujer en Medellín

Durante cinco meses Juan Bautista Escalona tuvo que aprender a versear, a reír y a llorar durante las grabaciones de la novela. Estará en los primeros 8 capítulos.

En la actualidad, Juan Bautista Escalona tiene 12 años y comenzará sexto grado en el Colegio José Eugenio de Valledupar.

Jota Flórez

Un Articulo de: mimonteriavallenato.com

No te lo pierdas

imagenes apartamento rafael uribe noguera

Revelan fotos del apartamento donde encontraron el cuerpo de Yuliana Samboní

El medio de comunicación Noticias Caracol tuvo acceso a imágenes de la escena del crimen, …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo