Desde el 1ro de enero de 2017 no se podrá portar armas en Colombia, ni siquiera con salvoconducto

Medios nacionales informan que Luis Carlos Villegas, Ministro de Defensa de Colombia, afirmó que desde el 1ro de enero de 2017 será ilegal portar armas en Colombia, incluso con salvoconducto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El Ministro señaló que a partir de esa fecha todas las armas de fuego serán ilegales, por tanto quienes sean sorprendidos por las autoridades con un arma de fuego serán judicializados.

Villegas dice “La medida busca atacar dos clases de problemas: uno, el de los homicidios derivados de riñas que se cometen con armas muchas de ellas con salvoconducto y, dos, como no hay permiso de porte, todas las armas serán ilegales“.

Según las estadísticas oficiales en este momento hay en el país más de 900 mil armas de fuego “amparadas”, de ellas 400 mil tienen amparo de tenencia, y 500 mil amparo de porte.

Solo tendrán permiso para portar armas de fuego las personas que tienen alto riesgo de seguridad -certificado por autoridad competente- a quienes se otorgará un permiso especial, los miembros de esquemas de seguridad avalados por el Gobierno, y las empresas de vigilancia para el cumplimiento de sus funciones.

Leer también  Redu Fat Fast no funciona: Superindustria

Esta medida seguramente generará polémica, pues se desarma a los ciudadanos de bien, que actúan en la legalidad y tienen sus armas con permiso de las autoridades, mientras que los delincuentes continuarán poseyendo las suyas en la clandestinidad y para cometer sus fechorías. De esta forma, a partir del 1ro de enero de 2017 los malhechores sabrán que sus víctimas están indefensas y es muy probable que las estadísticas de delitos se disparen.

Visto en FuerzasMilitares por (Douglas Hernández, Medellín)

No te lo pierdas

baloto portada

Baloto y el mensaje viral que pone en tela de juicio la transparencia del juego.

Desde hace un par de días por diferentes redes sociales circula una imagen que se …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo