Desecha en lágrimas la madre sujeta la cabeza decapitada internamente de su hijo. 6 horas después ocurre esto…

Rylea Jackson de Melbourne, Australia, va conduciendo por la autopista. Sus tesoros más preciados se encuentran en el asiento de atrás: su hija de 9 años, Shane, y su pequeño Jackson, de 16 meses. Rylea sonríe a sus hijos a través del espejo retrovisor. Unos segundos después, choca a 110 km/h con un vehículo que tiene 18 años de antigüedad.

PUBLICIDAD

Madre e hija salen del accidente prácticamente ilesas. Pero el pequeño Jackson yace sin vida en su asiento para bebés. “En el momento en que saqué a Jackson del coche, supe que tenía el cuello roto”, recuerda la madre entre lágrimas. El impacto separó la cabeza del cuello del bebé, y este quedó casi decapitado. De milagro el niño sobrevivió y fue trasladado de urgencia a un hospital de Melbourne.

El cirujano Dr. Geoff Askin nunca había visto un caso tan grave: “muchos niños no sobrevivirían a un accidente así en primer lugar; y si lo hicieran y fueran devueltos a la vida, quizás no podrían volver a moverse o respirar”. Pero, tras una operación de 6 horas, los médicos logran volver a unir las vértebras mediante hilo de metal y trozos de hueso de las costillas de Jackson.

Leer también  Avión de Chapecoense viajaba con combustible al límite y exceso de peso: Aerocivil

Jackson ahora tendrá que llevar un aparato especial durante las próximas 8 semanas. Este hace que la cabeza permanezca sujeta al cuerpo y que las vértebras permanezcan unidas.   Pero, a pesar de todo, el pequeño está contento y va caminando por todo el hospital.  Sus padres Rylea y Andrew aún rompen a llorar cuando piensan en lo afortunados que han sido teniendo en cuenta las circunstancias: “Estamos tan tremendamente agradecidos. ¡Es un verdadero milagro!”

¡Qué historia tan increíble!: la cabeza del pequeño Jackson Taylor quedó separada del cuerpo y ¡sobrevivió sin un rasguño! Si la historia de este pequeño de 1 año, que tiene a más de un ángel de la guarda cuidándole, también te dejó impresionado, ¡comparte esta historia con todos tus conocidos!

Visto en NoLoCreo

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

espantajopo

Espantajopismo y llevadera: La Barranquilla que no admite su pobreza.

Por su “espantajopismo” innato, el barranquillero odia sentirse pobre. En el fondo, se es “espantajopo” …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo