¡Destapan las vergüenzas del Vaticano!

Se destapan los despilfarros de la iglesia.

La Iglesia católica tiene uno de sus mayores pozos negros en las finanzas vaticanas. El último escándalo saltó esta semana con los documentos que habría filtrado el monseñor español Lucio Vallejo, que trabajaba en la curia romana, y la laica italiana Francesca Chaouqui, en los que se muestra que las irregularidades, los derroches y los usos indebidos de los fondos han sido algo habitual en el Vaticano hasta la llegada del papa Francisco.

Vallejo se encuentra desde el pasado fin de semana en una celda dentro del Vaticano, y le pueden caer hasta ocho años de cárcel.

Chaouqui fue interrogada dos veces, y de momento se ha librado de la prisión porque está colaborando con la justicia y gracias a que está embarazada.

Los dos protagonistas de este nuevo caso VatiLeaks o filtración de documentos desde la Santa Sede coincidieron en la comisión creada por el papa Francisco para estudiar cómo llevar a cabo la reorganización administrativa y económica. Este grupo de trabajo ha realizado la mayor auditoría interna jamás vista en el Vaticano.

Hastiados por las resistencias internas a los cambios que el sumo pontífice ha puesto en marcha en el campo financiero, Vallejo y Chaouqui habrían filtrado los documentos supuestamente para desenmascarar a los enemigos del pontífice.

Uno de los personajes que salen peor librados en este nuevo terremoto es el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de Benedicto XVI.

El libro Avaricia, firmado por Emiliano Fittipaldi y en el que se recogen algunos de los documentos entregados supuestamente por Vallejo y Chaouqui, asegura que la Fundación Bambino Gesù, que recibe donaciones para niños enfermos, le pagó a Bertone la remodelación de su polémico apartamento de 300 metros cuadrados; desembolsó por ello 200.000 euros.

El cardenal calificó de “calumnia” esa información y aseguró que pagó los arreglos de su bolsillo, sin aclarar si hizo falta la cantidad adicional que habría dado esta fundación. Su director confirma el gasto.

Las filtraciones también han permitido saber cuánto cuesta un proceso de beatificación o de canonización: sale por una media de 500.000 euros, aunque si se suman los regalos que suelen hacerse a los prelados que participaron en la causa puede subir hasta los 750.000 euros. La cifra la aporta Gianluigi Nuzzi en Vía Crucis, el otro libro donde se recoge la documentación de Balda y Chaouqui.

Leer también  A mi me devuelves mi plata nojoda!!! Hinchas del Junior mareados con TuBoleta por pesima logistica de entrega
PUBLICIDAD

Nuzzi develó otros desmanes económicos de la Santa Sede. “Hay dinero que debía terminar en la beneficencia y que, en cambio, se utiliza para arreglar otras cosas”, asegura.

En particular habla del Óbolo de San Pedro, donde se recogen las donaciones de los fieles para actos de caridad del Papa y para la misión de la Iglesia.

“De cada diez euros del Óbolo, solo dos acaban sirviendo para la beneficencia. El resto se utiliza para tapar las cuentas en rojo de la curia”, denuncia el periodista.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, trató de calmar los ánimos precisando que la información difundida “está superada” por las reformas del papa Francisco.

En la misa que celebró el viernes en la Domus Santa Marta, la residencia vaticana donde vive, el Papa criticó a los sacerdotes “apegados al dinero”.

En una entrevista con el diario holandés Straatnieuws realizada antes de que estallara el escándalo, pero publicada esta semana, el sumo pontífice advirtió que no se puede hablar de pobreza y luego llevar “una vida de faraón”.

“La Iglesia debe hablar con la verdad y también con el testimonio, el testimonio de la pobreza. No es posible que un creyente hable de pobreza y de los sin techo y lleve una vida de faraón”, dijo Papa.

“En la Iglesia hay algunos que en lugar de servir, de pensar en los demás (…), se sirven de la Iglesia. Son los arribistas, los que están apegados al dinero. ¿Cuántos sacerdotes y obispos de este tipo habremos visto? (…) Es triste de decir, ¿no?”.

El cardenal Velasio de Paolis, quien estuvo al frente de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede, califica de “neurótico” el clima que se vive en la Santa Sede con este nuevo escándalo.

“Hablamos de libros sobre los que no sabemos si dicen la verdad”, explica a EL TIEMPO.

Por su parte, Ettore Gotti Tedeschi, expresidente del Instituto para las Obras de Religión, la banca vaticana, reconoce, por su parte, que existe un problema “estructural” en las finanzas vaticanas para actuar con transparencia.

Visto en: El Tiempo por Darío Menor Torres

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

cover kevin bolsas yuca

Estas son las bolsas de yuca que no contaminan el medio ambiente

Buscar: En los últimos meses se ha creado una polémica por el uso de las …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo