El hombre que dejo de pagar la boda de su hijastra a último minuto por una dolorosa razón es viral

“Creo que nunca antes me había sentido tan enojado e irrespetado. Estaba temblando”. Relata el hombre que cuenta su historia a continuación.

Como opinion personal, creo que yo tambien y podria asegurar que todos habríamos hecho lo mismo que este caballero.

Esta historia está dando vueltas en las redes sociales. Se trata de un hombre que estaba muy entusiasmado por el matrimonio de su hijastra, a quien crió como si fuera su propia hija y a la cual les estaba financiando la boda. Sin embargo unos gestos le hicieron cambiar de opinión al final.

Esta es su historia:

Mi hijastra se casará el 3 de noviembre. Planear la boda ha consumido la mayor parte de su vida y la de su mamá durante los últimos seis meses (digo su mamá porque no estamos casados, aunque hemos vivido juntos por 10 años). Mi hijastra se graduó en diciembre del año pasado de la universidad. Yo pagué para que vaya, aunque era una escuela estatal, me costó 40 mil dólares. Ella no tiene trabajo y ha estado viviendo con nosotros durante su carrera universitaria y después de su graduación. También le compré un coche para que pueda ir y venir de la universidad cuando terminó la secundaria.

Cada cierto tiempo su perezoso padre aparecía en su vida y ella lo adulaba muchísimo. A pesar de que no ha contribuido con un centavo para su educación o pagado ninguna manutención. Pero eso es la culpa de mi novia al no dejar la manutención de los hijos como parte del arreglo de divorcio. Mi hijastra todavía lo ama y lo quiere en su vida. Él se queda el tiempo suficiente para romperle el corazón al no parar en nuestra ciudad o al romper algunas promesas que le había hecho.

El lugar de la boda podía albergar máximo 250 personas. Yo les di una lista de 20 personas que quería invitar. Al fin y al cabo estaba pagando por todo. Me dijeron que no había problema y que ellas se encargarían de eso. Así que les hice saber a estar personas que recibirían una invitación y que debían reservar la fecha. El sábado vi a uno de mis amigos de la lista en el campo de golf y le pregunté si asistiría. Me dijo que no estaba invitado y que había recibido un anuncio de boda pero no una invitación. Lo tenía en el asiento trasero de su coche (junto con probablemente seis meses de correo) y me lo mostró. Efectivamente era un anuncio y mi nombre no aparecía en ninguna parte.Tenía el nombre de su padre y madre pero no el mío.

PUBLICIDAD

Esto llevó a una gran discusión con mi novia al darme cuenta de que NINGUNO de mis veinte invitados “pasó el corte” para la lista final porque “250 personas es muy poco”. Estaba enojadísimo pero no podía hacer mucho porque las personas que me importaban ya habían sido ofendidas. Mi novia dijo “si algunas personas no confirman, es posible que podamos incluir un par”. Pero esa fue una última cachetada en la cara en mi opinión. Así que estaba hirviendo el sábado.

Leer también  Una madre mató a su bebé por usar celular en el baño. Por favor que esto no te pase a tí.

Ayer, tuvimos una cena con la familia del novio, nosotros y un invitado sorpresa, “el verdadero papá”.En esta pequeña cena mi hijastra anunció que su “verdadero papá” iba a ser capaz de asistir a la boda y entregarla a su futuro esposo. Esto fue recibido con un coro de “Oh que genial” y “Oh que maravilloso”.

Creo que nunca antes me había sentido tan enojado e irrespetado. Estaba temblando. Me tomé unos segundo para recuperar la compostura porque honestamente no estaba seguro si llorar o comenzar a dar golpes o ambas cosas. Una vez que estaba seguro que sería capaz de hablar me paré de mi silla y dije que quería hacer un brindis. No recuerdo exactamente que dije pero la esencia fue algo así:

“Me gustaría hacer un brindis”. El sonido de las cucharas contra las copas sonaban en mis oídos. “Ha sido un gran placer para mí ser parte de esta familia en los últimos diez años”. Aww que tierno dijeron. “En este punto de mi vida siento que debo  una gran gratitud a la novia y al novio porque me han hecho abrir los ojos de algo muy importante”. Sonrisas confiadas se intercambiaron en la mesa. “Me han mostrado que mi posición en esta familia no es la que yo pensaba que era”. Ahora, una tenue confusión y conmoción se propagó en los rostros de todos. “Aunque alguna vez pensé que yo era el patriarca o el padrino de la familia, que merecía un gran respecto y que se me buscó para ayudar en tiempos de necesidad, parece que sólo cumplo el rol de un cajero automático: bueno para ofrecer dinero pero no mucho más. Como fui reemplazado como anfitrión tanto en las invitaciones como en la ceremonia renuncio a mis obligaciones financieras como anfitrión y se las dejo a mi sucesor, el verdadero padre. Así que salud por la feliz pareja y el camino que han escogido”. Terminé mi trago. “Todos ustedes pueden irse ahora”.

¿Es esto egoísta? ¿Debo pagar 40 a 50 mil dólares por una boda a la cual no puedo invitar a nadie? ¿De la cual no soy parte? Me harté de esta mierda. Me harté de mi hijastra. Me harté de mi novia. Transferí todo el dinero de nuestra cuenta compartida anoche. (Ella no ha tenido un trabajo desde que se mudó conmigo). Esta mañana llamé a todos los proveedores a los que les había hecho cheques con depósitos para que me devuelvan mi dinero. Por ahora parece que perderé alrededor de 1500 dólares por el lugar pero los otros proveedores han sido muy comprensivos con la devolución.

Visto en: Upsocl por Álvaro Valenzuela

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

ORTO-compressed

Esta “Tabla Periódica” te ayuda a resolver tus problemas de ortografía en segundos

Seguramente todos conocemos la tabla periódica de los elementos porque en alguna parte de tu …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo