El mundo está cerca de aniquilar una nueva enfermedad

Mira la siguiente imagen. ¿Sabrías describir lo que ves?

Puede que estés pensando en objetos punzantes, en algún tipo de herida abierta a medio suturar. Si es así, te equivocas.

Lo que ves asomando de esa pierna no es ningún hilo blanco, sino un terrible parásito. Su solo nombre evoca un mundo de pesadillas góticas:Dracunculus , causa de la dracunculosis, nombre latino que podría traducirse por “afección con dragones pequeños”.

En realidad no se trata de dragones, sino de gusanos filiformes.

Y tampoco son precisamente pequeños: el Dracúnculus medinensis puede llegar a medir hasta un metro.

La dracunculosis, más comúnmente conocida como enfermedad del gusano de Guinea, se transmite cuando personas sin acceso a agua potable beben de agua estancada contaminada con minúsculas pulgas —copépodos, le llaman— infectadas por larvas del gusano.

A partir del momento de la infección, comienza un ciclo de entre 10 y 14 meses de incubación. Dentro del organismo, las larvas maduran. Al término del proceso, emerge el parásito.

Un picor intenso suele avisar de la presencia del dracunculus. Luego se forman pústulas y ampollas en la piel. El gusano puede encontrar su salida en mitad de una pierna, entre los dedos del pie, en mitad de la barriga de una embarazada, o en la cuenca de un ojo.

A mediados de los años 80, el gusano de Guinea afectaba a más de 3 millones y medio de personas al año en hasta 20 países de África y Asia. En 2014 solo se notificaron 126 casos. El año pasado, la cifra cayó hasta 22, todos registrados en Chad, Etiopía, Mali y Sudán del Sur.

Leer también  Dime donde te agarra y te diré lo que siente por ti y para que te quiere.
PUBLICIDAD

La cuenta decreciente invita a la esperanza: todo indica que la dracunculosis podría convertirse en la segunda enfermedad infecciosa erradicada por el hombre.

Has leído bien. Según la OMS, en toda la historia sólo se ha erradicado una enfermedad infecciosa, la viruela. Existen otras varias enfermedades al borde de la erradicación, pero la pobreza, los conflictos armados, el colapso de los servicios básicos de salud y la falta de voluntad de los gobiernos en ciertas zonas del mundo dificultan la tarea.

En el caso del gusano de Guinea, las buenas noticias se deben en buena medida al trabajo desarrollado por el Carter Center, una organización sin ánimo de lucro fundada a principios de los 80 por el expresidente estadounidense Jimmy Carter y su esposa Rosalynn Smith.

Durante las últimas tres décadas, el Carter Center ha tratado de rastrear cada caso de dracunculosis y evitar la reproducción del gusano. S e ha ocupado de educar y crear conciencia entre la población de las zonas afectadas, y también de distribuir material médico y filtros de agua para evitar nuevos contagios.

La relevancia pública de Carter fue crucial para lograr compromisos políticos como el llamado “alto al fuego del gusano de Guinea”, seis meses de tregua en Sudán en 1995 que se usaron para distribuir más de 200.000 filtros de tela en más de 2.000 pueblos endémicos, además de medicinas y vacunas para otras infecciones.

Jimmy Carter ha afirmado en más de una ocasión que quiere vivir más que la enfermedad, llegar a verla desaparecer. A sus 91 años, su sueño parece posible.

Visto en: Playground

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

cover luna llena

Si te costó mucho dormir en estos dias, es muy probable que la razón sea la Luna

Buscar: En todo el mundo hay millones de personas que padecen de insomnio, sin embargo, esta semana se …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo