El timo de los dálmatas de Helena (o cómo amargarle la vida por WhastApp)

¡Ojo! Si los ves en Facebook, en Twitter o en WhatsApp, que sepas que estos perritos no están abandonados, ni los van a sacrificar. A una barcelonesa le han amargado la vida con esta falsa historia.

Un amigo me enviaba esta mañana un whatsapp de esos que hacen que se te encoja el corazón:

“Van a sacrificar 6 cachorritos de dálmata en una perrera por cierre, si quieres alguno llama al 644 355 XXX. Pregunta por Helena. Si no te interesa, por lo menos pasalo… Por favor, son totalmente gratuitos, difundelo”.

Y yo, movido por la ternura, llamé a Helena. Pero el teléfono tenía restringidas temporalmente las llamadas. Sospeché. Y decidí que igual sería mejor mandar un whatsapp, al que tampoco me respondió Helena.

Horas después, escamado, me fijé en el perfil de Helena. Algo había cambiado:

PUBLICIDAD

“Alguien ha gastado una broma. No contesto WhatsApp ni llamadas. Abstenerse de comunicación conmigo porque NO TENGO PERROS“.

Conseguí cruzar 2 palabras con ella, un rato después, con la excusa de que soy periodista (de algo te tiene que valer). Poco más me contó. Pero sí sabemos que es de Barcelona y no sabe de dónde vino esta cadena.

Leer también  (Video) Se hace pasar por niña de 11 años y queda en verse con hombre de 19

Pero ya sabéis que si véis a los dálmatas de Helena, no existen. Alguien los utilizó para destrozar su vida social porque ahora tendrá que cambiar de número. ¿Habéis perdido alguna vez el teléfono? ¿Sabéis el engorro que eso supone de avisar a todos, cambiar agendas y demás? Pues esto es lo mismo. Pero lo peor es que quien urdió el plan llevaba muy malas intenciones para con Helena.

Visto en Blogs DiarioSur por Angel De Los Rios

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

cover bebe escaleras

Todos caminaban por su lado sin ayudar a este bebé tirado en la escalera, hasta que pasó esto…

Buscar: Hay cosas que sinceramente nos causan una gran indignación e impotencia. Muchas de estas …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo