El emotivo mensaje de Vladimir Hernández despidiéndose de Junior y su hinchada.

El pequeño gigante Vladimir Hernández dejó en una foto de Instagram, un emotivo mensaje antes de partir a su nuevo club el Santos de Brasil. Fueron 9 los años que el volante araucano jugó con Junior de Barranquilla.

Vladimir Hernández en su paso por Junior, ganó 3 títulos profesionales y lo definió como un “equipo bendito”.

“A todos muchas, muchísimas gracias, los llevaré por siempre en mi corazón. Ahora me resta entregarme íntegramente al Santos, equipo grandioso que creyó en mí y al que le responderé de la misma forma”, escribió.

A continuación este es el mensaje de Vladimir al Junior y toda su hinchada:

PUBLICIDAD

A la edad de once años mi papá me trajo a barranquilla, Desde ese día me convertí en hincha de este equipo bendito y desde ese mismo día le pedí a Dios que me dejara ser futbolista para jugar en el Junior, Dios me escuchó y le he entregado a este Junior del alma, todo lo que he podido con mi fútbol. Por eso, ahora que me voy al Santos de Brasil, no puedo hacerlo sin antes dar las gracias a este equipo, a la familia Char, a todos mis compañeros en las diferentes épocas, a los utileros, médicos, fisioterapeutas, a los empleados de la parte administrativa y a esa adorable hinchada que siempre me respaldó y me iluminó con su afecto. A todos muchas, muchísimas gracias, los llevaré por siempre en mi corazón. Ahora me resta entregarme íntegramente al Santos, equipo grandioso que creyó en mí y al que le responderé de la misma forma. Con mucho amor y respeto, VH16

Una foto publicada por Vladimir Hernandez (@vladimirh16) el

PUBLICIDAD
Leer también  Barcelona vs. Real Madrid: taquilla del clásico será donada al Chapecoense de Brasil

No te lo pierdas

cover naciona fcf

Atlético Nacional y FCF salpicados por el escándalo de corrupción española

Buscar: El presidente de la Real Federación Española de Fútbol Ángel María Villar, su hijo Gorka Villar Bollaín y Juan …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo