Su esposo a diario le hacía bullying por su apariencia; ella bajó de peso y lo abandonó!

Desde los 13 años, Betsy Ayala fue víctima de bullying por sus kilos de más. La comida era lo único que anestesiaba su ansiedad e inquietud, lo que la llevaba a la frustración constante; por ello prefería comer antes de preocuparse por su apariencia física y aquello se convertía en un círculo vicioso.

Al llegar a la universidad pesaba 95 kilos, y después de dar a luz a su hija Isabella en el 2013, alcanzó los 118 kilos. En esa época no le importaba su aspecto físico pues luchaba contra la depresión postparto, no podía dormir y no tenía ningún deseo de funcionar en absoluto. Pero tenía una recién nacida por quién luchar.

Aunque hizo lo posible para mejorar su salud, lo peor aún estaba por venir; su esposo, con quien mantenía una relación de 14 años, le era infiel con una compañera de trabajo.

“Lo descubrí a través de unos mensajes que leí en su Facebook, donde me llamaban ‘vaca’… Mi mundo entero se vino abajo. Él siempre me decía que me veía bien o trataba de hacerme comer comida chatarra todo el tiempo… Estaba tan devastada cuando leí esos mensajes… Era casi como si me hubiera permitido o quería que me quedara así”.

PUBLICIDAD
Leer también  Despiden a dos maestras por negarse a llamar “niño” a una niña.

Ayala no se dejó derrotar por el bullying que le hacían a sus espaldas, canalizo su dolor y decidió hacer un cambio radical en su vida; tomó clases de zumba junto a su hermana, comenzó a correr y levantar pesas, su hermano le sugirió comer mejor e inició una dieta alta en proteínas. Gracias a su esfuerzo, logró bajar 46 kilos y hoy luce totalmente diferente.

“Soy una persona completamente diferente, tanto por dentro como por fuera. Soy más feliz, más segura y más positiva. Sé que soy capaz de mucho y estoy muy contenta de ser un buen ejemplo para mi hija”.

Al poco tiempo abandonó a su esposo, y le concedió el perdón después de un largo tiempo.

Visto en OkChicas

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

Screenshot+2017-01-21+10.39.12

Este padre de 30 años se preparaba para ir al trabajo una mañana cuando de pronto sintió algo explotar. ¡Nunca imaginó lo que había sido!

Andrew Hall se preparaba para ir al trabajo una mañana, ajeno a lo que sucedería …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo