A esta chica le depositaron por error 4 millones de dólares en su cuenta y se los gastó en…

PUBLICIDAD

¿Qué harías si, de repente, tuvieras 4.6 millones de dólares en tu cuenta? A Christine Jia Xin Lee, una estudiante de Malasia, el banco Westpac le depositó esa cantidad por error en 2012.

Ella compró con ese dinero lo que siempre había querido: cámaras Sony y Casio, botas de Christian Louboutin, almohadas de casimir de Chanel, bolsos Hermés y Christian Dior en todos los colores, joyería de Cartier, celulares y una aspiradora de lujo, entre otros artículos de las boutiques más caras de Sidney; además de viajes por el mundo en primera clase y comidas en los mejores restaurantes.

Cuando le preguntaron por qué había sacado tanto dinero de su cuenta, ella respondió que sus padres le depositaban mucho dinero. Pero, cuando el banco se percató del error, mandó a tres hombres al departamento de Lee para confiscar sus compras. Encontraron cajas de zapatos, bolsas de diseñador, mascadas, tacones y joyería tirados en el piso y sobre los muebles.

Leer también  A esta mujer nadie le creyó su historia y contó su dolorosa violación en un cómic
PUBLICIDAD

Lee tuvo que regresar más de 100 bolsos, ropa, lentes de sol, zapatos, cojines, joyería e incluso llaveros. Fue arrestada el pasado 4 de mayo en el aeropuerto de la ciudad australiana, cuando estaba a punto de volar a Malasia para visitar a su familia, por el delito de fraude y apropiación indebida. Además, se verá obligada a devolver el dinero.

La jueza Lisa Stapleton, quien le concedió la libertad condicional, alegó que “se trata de dinero con el que todos soñamos. Ella no lo robó, se lo dieron”.

Lee está en espera del juicio, que comenzará el 21 de junio.

Visto en ActitudFem

No te lo pierdas

cover pasajero bolivares transmilenio

La conmovedora historia de un Colombiano que invirtió “sabiamente” su dinero con Venezolanos

PUBLICIDAD Un usuario de Transmilenio en Bogotá, hace un par de dias dejo un humilde …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo