Esta madre le da un beso a su hijo y le canta su canción favorita por última vez. Después, pensó en qué le pondría para su funeral.

PUBLICIDAD

Derek Mansen era un niño de 10 años que vivía en Sacramento, California. Su conmovedora historia empezó en el verano de 2005 cuando le diagnosticaron neuroblastoma, un tipo de cáncer muy raro que afecta principalmente a niños. Derek empezó de inmediato un tratamiento; tanto él como su madre, Cindy French, estaban dispuestos a vencer esta peligrosa enfermedad.

El fotógrafo Reneé C. Byer se ofreció a documentar su batalla contra el cáncer, y la familia estuvo de acuerdo. Se trata de una serie de intensas y conmovedoras imágenes que reflejan un abanico de emociones increíbles. La desesperación, la felicidad, la esperanza y la tristeza son evidentes. Este trabajo obtuvo un premio Pulitzer. Después de mirar las fotos (con lágrimas en los ojos, si eres igual de sensible que yo), podrías sentirte motivado a apoyar la investigación para ayudar a niños como Derek…

Aquí podemos ver a Cindy dando un paseo con Derek en el pasillo del Centro Médico UC Davis. Estaban esperando el resultado de los análisis de la médula de Derek para saber si era apto para un trasplante. Esta breve y alegre “cabalgata”, resultó ser un buen remedio contra la ansiosa espera.

Después de la extracción de médula, Cindy trata de consolar a su hijo. El procedimiento fue extremadamente doloroso, y cuando Derek despertó de la anestesia estaba llorando y retorciéndose de dolor.

En un momento de tranquilidad, Derek recibió un masaje de su mamá. El cáncer había atacado sus órganos y huesos, y necesitaba cuidados día y noche. Para entonces, Cindy ya había cerrado su peluquería, así que podía estar con Derek todo el tiempo. “Voy a hacer cualquier cosa para que él se sienta feliz”, dijo Cindy.

En esta imagen, Cindy le está dando un gran abrazo a su hijo después de saber que Derek necesitaría una operación para extraerle un tumor del abdomen.

Pero también tenían momentos felices. Aquí vemos a Derek jugando con su hermano Micah y su amigo RJ. Aquí se encuentran en un hotel en Tahoe después de haber sido invitados a conocer a Chris Webber, un famoso jugador de baloncesto. Cindy le había escrito, y en cuanto él aceptó la propuesta, ella hizo el viaje con toda la familia. Fue la primera vez que Derek durmió en un hotel.

A Derek le encantaba sorprender a su madre haciendo malabares. Él también odiaba los hospitales. Su madre no se lo pasó muy bien tratando de bajarlo de ahí para luego ir al edificio donde lo iban a preparar para la operación.

Cindy mira ansiosamente cómo el personal del hospital prepara a su hijo para la cirugía. Le permitieron la entrada al quirófano mientras le administraban la anestesia a Derek, pero tuvo que salir de la habitación cuando empezó la operación.

Micah, el hermano de Derek, le ofreció su apoyo moral mientras lo preparaban para la radioterapia. Micah siempre estuvo al lado de su hermano pequeño para darle ánimos.

A veces, Derek se venía abajo y no podía contener más las lágrimas. Aquí se encuentran en uno de los consultorios del hospital. Cindy y el Dr. William Hall tratan de convencer a Derek para que acepte prolongar el tratamiento que podría reducir el tumor y aliviar los dolores. Cindy estaba desesperada: “Derek, no lo hagas si no quieres”. La respuesta de Derek: “¡No me importa!… Llévame a casa… Estoy harto, mamá! ¿Me estás oyendo? ¡Estoy harto!”.

Leer también  Murió a causa de una bebida que consumes casi todos los días. Cuando lo sepas ya no la beberás otra vez.
PUBLICIDAD

Después Cindy hizo un trato con Derek: lo dejó sentarse en su regazo y conducir el coche; a cambio, él aceptó continuar con el tratamiento. Pocas horas después de que esta foto fue tomada, uno de los médicos del hospital llamó a Cindy para informarle que a Derek le quedaba poco tiempo de vida.

El cáncer lo había invadido de forma muy agresiva, el tumor de Derek le había dejado un ojo negro. Para animarlo un poco, los camareros de su restaurante favorito le habían escrito una nota que colgaba en la pared de su habitación.

Cindy y su mejor amiga, Kelly Whysong, se consuelan mutuamente. A Derek se le estaba agotando el tiempo y estaba cada día más débil. Cindy le escribió una carta para decirle que estaba muy orgullosa de él y que había sido muy valiente. Le leyó la carta varias veces, con la esperanza de que él la comprendiera.

En 28 de abril, Cindy recogió la ropa que le pondría a Derek en su funeral. Ella llevaba algunas caritas felices que le habían regalado en el hospital pegadas a la camiseta.

En esta foto vemos a Derek usando la poca fuerza que le queda para dar algunos pasos. Tiene el estómago tan inflamado a causa del tumor que sus pantalones ya no le quedan. Otro tumor en la cabeza ha afectado su vista y su equilibrio.

Derek besa cariñosamente a su madre durante un evento benéfico. Estaba muy débil para caminar.

A estas alturas de la enfermedad, Cindy estaba al lado de Derek las 24 horas del día. Esta foto fue hecha el 8 de mayo de 2006. Derek tenía que ingerir medicamentos muy fuertes y apenas si podía hablar. Le quedaban muy pocas fuerzas. Cindy también estaba exhausta, pero insistía en permanecer con Derek todo el tiempo.

El 10 de mayo de 2006 llegó la hora final. Cindy trata de contener las lágrimas mientras limpia el catéter de Derek. Poco después, la enfermera Sue Kirkpatrick le dio al chico de once años un sedante que le permitiría morir tranquilamente. Cindy sabía que había hecho todo lo posible por salvarlo.

Rodeada de sus seres queridos, Cindy le da el último adiós a su hijo Derek. Lo besa suavemente y le canta su canción favorita.

En el funeral, Cindy encabeza el cortejo mientras su hijo Micah y algunos amigos de Derek cargan el féretro. Frente a su tumba, Cindy pronuncia las siguientes palabras: “Siempre llevaré su recuerdo en mi corazón y les pido a los demás que ayuden a otras familias como la nuestra con su tiempo, energía y apoyo”. Los restos de Derek fueron enterrados el 19 de mayo de 2006 en el Mount Vernon Park.

Sin duda, imágenes muy fuertes. Cindy y su familia lo pasaron terriblemente mal durante ese tiempo, pero es aún más sorprendente ver cómo luchó Derek por su vida. También resulta muy conmovedor ver que incluso en los períodos más oscuros de nuestras vidas, es posible experimentar momentos de felicidad. Y son estos recuerdos los que nos ayudan a seguir adelante.

Visto en NoLoCreo

No te lo pierdas

cover fb apellidos judios ascendencia

Si tus apellidos se encuentran en la siguiente lista probablemente tienes ascendencia Judía

PUBLICIDAD Los judíos con un pueblo descendiente de los hebreos y antiguos israelíes de oriente …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo