Este niño de 8 años recibió criticas durante 2 años por dejarse crecer el cabello. Aquí el ¿Por qué?

PUBLICIDAD

Desde hace 2 años y medio, Christian McPhilamy decidió hacerse crecer el cabello, pero muchos no sabían cuál era el motivo. Razón por la cual todos se burlaban de el y hasta lo confundían con una niña, pero esto nunca lo hizo cambiar de opinión porque quería cumplir el objetivo que se había propuesto – El cual era tener el cabello lo más largo posible, para hacer pelucas y luego donárselos a los niños que reciben tratamiento para el cáncer.

McPhilamy, quien vive en florida, contó que lo que lo inspiro fue un anuncio del “Hospital Infantil de Investigación St. Jude” que vio en la televisión. “Algunas personas me quisieron tratar como una niña, hacerme sentir mal; pero nunca di marcha atrás y complete mi misión”.

Christian Mc Philamy soportó el bullying durante 2 años y medio mientras se dejaba crecer el cabello

Quería donarlo para hacer peluquines para niños que sufren de cáncer

Algunos niños se metían con el y le decían que era una niña cuando veían su cabello

PUBLICIDAD
Leer también  Un hombre decidió hacerse una prueba de embarazo por diversión. ¡Pero le salvó la vida!

Incluso personas adultas le animaban a que se cortara el cabello…

pero la mayoría pedía disculpas cuando se negaba y les explicaba su misión

El bullying que recibía Christian “no lo hacia sentir muy bien”, pero resistio y no se detuvo

Tras 2 años y medio, sus padres le cortaron el cabello en 4 coletas de 25 cm cada una y las donaron a niños con pérdida de cabello

Sin duda, Christian es todo un ejemplo a seguir

Visto en: PlanetaCurioso

No te lo pierdas

¡Puedes cree esa mond estamos en el pasado La jocosa expresión de una costeña viaja eurotunel

“¡Puedes cree’ esa mond… estamos en el pasado!” La jocosa expresión de una costeña que viaja en tren de Inglaterra a Francia por el EuroTúnel

PUBLICIDAD La publicación de la espontánea mujer ya se hace viral en las redes. Una …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo