Saltar al contenido

Este perro fue torturado hasta los huesos. Cuando le quitaron la cinta, se le partió el corazón a su rescatador

La crueldad que algunas personas cometen en contra de los animales es increíblemente perturbadora. Sin embargo, lo que los defensores de los derechos de los animales en Vietnam hallaron recientemente nos deja sin palabras: un perro con el hocico fuertemente envuelto y cerrado con cinta adhesiva. De acuerdo con su estado físico, debió haber padecido esta tortura durante algún tiempo.

El animal trataba de ocultarse sintiendo, como es lógico, un miedo inimaginable. Obviamente, había pasado por la peor experiencia posible durante su relación con seres humanos.

El veterinario tuvo que cortar la cinta adhesiva y retirarla con mucho cuidado. Ya tenía una herida profunda en la piel.

El dolor del animal debió ser insoportable.

Cuando lograron quitar la cinta adhesiva por completo, se pudo ver por primera vez que había atravesado tanto el pelaje como las capas de la piel, hasta llegar al hueso. Después de una exitosa operación, Lucky, “Suertudo” (así le llamaron sus rescatadores), pudo comer por primera vez después de mucho tiempo.

Leer también  Este sencillo truco evitara que tu perro se asuste y sufra cuando haya fuegos artificiales

Después de la comida, le vendaron el hocico. El riesgo de infección seguía siendo muy alto.

Le tomó un par de días, pero muy pronto Lucky comía mucho mejor y pudo comenzar a sanar gracias a los cuidados y supervisión de sus rescatadores.

Las huellas que le dejó la cinta adhesiva en el hocico son evidentes. Pero Lucky ya está mucho más fuerte, e incluso deja que su equipo de rescatadores lo acaricie. Es una suerte que lo hayan rescatado. De lo contrario, habría muerto de hambre. Ojalá que sus torturadores paguen por sus actos antes de que puedan infligir estos crueles métodos a otros animales indefensos.

Visto en NoLoCreo

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo