Estos son los hábitos que lo mantienen “pobre” a pesar de que gane bien

“¿A dónde se fue el dinero?”, si esa pregunta le suena muy familiar, especialmente días antes de la quincena, es porque definitivamente hay algo que está haciendo mal. ¿Quiere saber qué es, exactamente? FP le cuenta.

Siendo sinceros, puede que usted gane poco más de un mínimo, viva solo (o aún con sus padres) y no tenga mayores responsabilidades financieras como las de responder por alguien o con unas mensualidades altas de créditos opagos de millones para situaciones específicas. Y es que, si usted tiene deudas, es porque es consciente que se podía meter en ellas, es decir, que iba a tener los medios para sostenerlas.

Pero a pesar de esto, frecuentemente le ha tocado soportar el peso de la preocupación por no tener dinero, no saber qué hacer la semana antes de la quincena para sacar para el bus y los almuerzos o para pagar la cuota de la tarjeta por la compra que se le dio por hacer un par de meses atrás.

Usted no es el único. Esto suele suceder con más frecuencia de la que usted cree. Incluso, porque muchos de sus compañeros de universidad o del trabajo no se expresan mucho al respecto, pero cuando se trata de afrentar la realidad financiera, cada quien se ve enfrentado a sus propios ‘fantasmas’ que lo atormentan cada noche o cada vez que tiene que pagar algo.

El problema es que, a pesar de que usted lee Finanzas Personales, sigue nuestras recomendaciones y hasta ya va adelantado con el tema del presupuesto, nada que puede ponerse pilas con el dinero y siempre termina esfumándose. Claro, las causas son muchas (quizás la principal es la motivación misma), pero también le damos aquí algunos de los hábitos que usted puede considerar inofensivos o que nunca ha sido consciente que tiene y que lo seguirán manteniendo como “pobre”, en el sentido que el dinero nunca le va a alcanzar para todo lo que quiere.

Si hay forma de que pague más…

Una de las peores cosas que puede hacer una persona es que, a medida que gana más, siempre va a gastar más. Entonces, esto si bien puede generar una sensación de estabilidad y bienestar (además de estatus), hará también que siempre gaste más de lo que espera, simplemente porque “se lo merece” o porque sabe que algo es mejor si cuesta más.

Recuerde que siempre habrá forma de pagar menos por las cosas, sólo es cuestión de dedicarle tiempo a buscar alternativas, considerar opciones que le causen esfuerzo (y no le alcahueteen la pereza) y comparar. No se quede con una opción a la hora de hacer una compra de algo, piense qué haría si tuviera menos presupuesto del que tiene.

PUBLICIDAD

Cuando termine este día…

El otro hábito es considerar seguir viviendo sólo el día a día. Si bien usted debe disfrutar su vida al máximo con cada hora del día que tiene, considere que también poco a poco se va haciendo viejo y que a medida que más tiempo pasa y usted no se prepara para lo que viene en el futuro, las cosas se encarecen mucho más y el esfuerzo que tendrá que hacer será mucho mayor.

Leer también  Esto es lo sucede cuando duermes con calcetines puestos... Nunca me imagine eso!

Esto no solo aplica por el hecho de pensar en su pensión o de qué va a vivir en unos 20 años, sino también en planear las cosas que quiere: por ejemplo, no esperar días antes para planear un viaje o si sabe que tiene que hacer el pago de impuestos, esperar hasta el último día de vencimiento para hacerlo. Una de las claves de éxito de las personas exitosas y millonarias es siempre adelantarse a los hechos, especialmente cuando tiene que ver con dinero.

“¿A dónde va Vicente…?”

“Para donde va la gente”, completa el dicho. Y esto, en temas financieros implica que si usted se deja llevar por las expectativas y metas que le planteen los demás o que “vayan saliendo por el camino”, en su vida siempre se verá ‘corto’ de dinero. Cuando usted no tiene claro quién es ni para dónde va, no sabe qué ruta seguir y, con ello, tampoco qué decisiones tomar.

Esto hace que no tenga motivaciones para ahorrar, ni para tener un presupuesto, ni para crecer profesionalmente.  Y, sin motivaciones, es imposible lograr que el dinero trabaje para usted y, al contrario, usted terminará trabajando para él.

Todo lo extra se va

Quizás hubo una semana en la que se mantuvo dentro del presupuesto que tenía estimado, que dejó de hacer compras hormigas y le permitió, a final de mes, llegar con un dinero extra. Entonces, la forma de celebrar que lo logró es gastándolo. ¡Error! ¿Por qué no considera más bien en hacer algo mucho más útil con él? Uno de los principales problemas, especialmente de los colombianos, es considerar que hay que celebrar porque sí y porque no; lo que hace que todo dinero extra que usted tenga, nunca permanezca por más de un mes dentro de su bolsillo o en su cuenta bancaria.

Pensamiento de ‘pobre’

Ya hemos visto cómo el lenguaje puede llegar a tener un efecto fuertemente influyente en su vida, por lo que frases como “es que no puedo porque no tengo dinero” o “´mi salario no me alcanza para pensar en eso”, hacen que esas simples teorías se puedan convertir en realidad.

Puede que tenga problemas financieros, pero cambie todas esas negaciones por frases positivas: en vez de decir “nunca me desharé de este crédito”, diga “espero que al final de este año ya haya pagado todo”; es decir, convierta lo negativo en positivo, creando en un cerebro algo que en neurolingüística se denomina como pensamiento anclaje.

Visto en: FinanzasPersonales

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

Screenshot 2017-05-16 09.16.44

Tabla de tareas del hogar para los niños según la edad

Buscar: Un aspecto muy importante en la educación de los niños es enseñarles a que …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo