Saltar al contenido

El genio de las ‘buti’: Carlos Novoa pasó de vender butifarras a ganarse una beca para estudiar en Italia

Su padre le ha dedicado 34 años de su vida a vender butifarras, una de las comidas más típicas de la Costa.

En este mundo triunfan los que luchan y perseveran. Los sueños sí se cumplen y un claro ejemplo de eso es Carlos Andrés Novoa.

Este Bolivarense con bastante empeño pasó de vender butifarras a conseguir una beca para estudiar en Europa.

Nacido en Magangué ganó una beca para estudiar un Master en el Politécnico de Turín, en Italia.

Su historia se hizo viral en redes meses atrás, cuando la Alcaldía de Magangué publico con orgullo la gesta de este joven, de apenas 21 años.

Carlos proviene de una familia de pocos recursos.

Melvin Novoa y Merlys Dita, sus padres, lo sacaron adelante a él y sus tres hermanos gracias al negocio de butifarras artesanales que surgió hace más de 30 años lograron salir adelante.

Carlos frecuentemente tenía que dejar de jugar en las mañanas para colaborarle a sus papás con el negocio familiar, pero lo que jamás hicieron sus padres fue que dejara de estudiar.

Se graduó con honores en la Institución Educativa San Mateo de Magangué, siendo el más destacable bachiller logrando el mejor puntaje de ICFES en su colegio.

Al finalizar el colegio, deseaba estudiar medicina pero sabía que los ingresos de su familia no le alcanzaba para eso.

Fueron 6 meses en los que vendió las butifarras en compañía de su padre por las calles de su pueblo puesto que no tenía como entrar a la ‘U’.

“Mi papá trabajó mucho, reunió el dinero de la matrícula y me lo entregó, pero no lo acepté porque sabía que le quedaba muy difícil y no quería que él se matara trabajando por mí. Eso fue bastante duro, él pensaba que yo no quería estudiar y en realidad era que no quería que se esforzara por mí. Fue bastante duro porque había recibido varios premios y menciones en mi colegio cuando me gradué, la mayoría de mis compañeros estaban estudiando y, yo, que supuestamente tenía un futuro prometedor, no lo estaba haciendo. Eso me dolía mucho. Mis compañeros de colegio siempre me preguntaban por qué no estaba estudiando y creo que ellos se sentían más frustrados que yo. Fue bastante difícil pero dejé todo en manos de Dios y él sabe cómo hace sus cosas”, narra.

Leer también  ¿Conoces la razón por la que piden que abras la cortina de tu ventana en cada vuelo? La razón tiene mucho sentido

Estuvo en el grupo ‘Ondas’ de Colciencias, en el colegio, y después de haber quedado entre los 10 mejores de unas olimpiadas de matemáticas del Ministerio de Educación, le llegó una noticia.

Él fue beneficiado con el Premio Liderazgo Caribe, de la Universidad Tecnológica de Bolívar, que premia adolescentes talentosos y con excelencia académica.

De esta forma empezó su camino para llegar a ser profesional entrando a esa institución.

“Como esta universidad no tiene medicina, busqué la carrera que era más acorde con mis gustos y me fui por la Ingeniería Industrial, porque me pareció interesante y porque con ella tengo la posibilidad, algún día, de cumplir uno de mis sueños: crear nuestra propia empresa de butifarras”.

“También gané la Beca Iberoamericana del Banco Santander, con la que fui a Brasil a cursar un semestre académico, de intercambio, y ahora gané la beca de doble titulación para estudiar en el Politécnico de Turín, en Italia y un crédito beca, con Colfuturo, para financiar mi estadía en Turín”, asegura.

Carlos afirma que uno de sus más importantes sueños es ser dueño de una fábrica de embutidos.

“Es algo con lo que nací, con lo que me he criado. Yo le decía a un compañero que si me cortaba, en vez de sangre, me iba a salir butifarra porque de eso estaba hecho, y eso hoy no lo puedo dejar de lado. Y una empresa sería una manera para premiar a mi papá, a mi familia”.

Otro de sus más grandes anhelos es poder viajar y ayudar a los más necesitados.

“Cada vez que uno viaja mira el mundo de otra forma. Viajando se aprende muchísimo, a veces mucho más que dentro de un aula”.

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo