De haberse ganado 10 millones de libras en la loteria a terminar trabajando como barrendero

El dinero no da la felicidad, y hoy os lo mostraremos con un ejemplo. Y es que en manos de quien no sabe controlarse puede hacer perder la cabeza a cualquiera, precipitándose hacia una espiral de autodestrucción.

La historia de Mickey Carroll es como la de tantos otros jóvenes que llegaron a ser millonarios por sorpresa. Una crónica de excesos, sexo y drogas que casi acaba con su vida.

PUBLICIDAD

Visto en LaVozDelMuro

PUBLICIDAD
Leer también  El vídeo que ha sido eliminado de todas las redes sociales! Increíble la razón.

No te lo pierdas

¡Ya perdiste dos round, que más vas a inventar! Pelea de mototaxistas a las afueras de la Olímpica

¡Ya perdiste dos round, que más vas a inventar! Pelea de mototaxistas a las afueras de la Olímpica

Olímpica: Dos mototaxistas que se dedican de oficio en Soledad, se vieron envueltos en una …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo