De haberse ganado 10 millones de libras en la loteria a terminar trabajando como barrendero

El dinero no da la felicidad, y hoy os lo mostraremos con un ejemplo. Y es que en manos de quien no sabe controlarse puede hacer perder la cabeza a cualquiera, precipitándose hacia una espiral de autodestrucción.

La historia de Mickey Carroll es como la de tantos otros jóvenes que llegaron a ser millonarios por sorpresa. Una crónica de excesos, sexo y drogas que casi acaba con su vida.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Visto en LaVozDelMuro

Leer también  Un niño perdió el 75% de la vista por un juguete de moda en esta navidad. Quizás ya lo tenga en su casa.

No te lo pierdas

¡Puedes cree esa mond estamos en el pasado La jocosa expresión de una costeña viaja eurotunel

“¡Puedes cree’ esa mond… estamos en el pasado!” La jocosa expresión de una costeña que viaja en tren de Inglaterra a Francia por el EuroTúnel

La publicación de la espontánea mujer ya se hace viral en las redes. Una costeña …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo