Saltar al contenido

Hombre toma foto de extrañas olas cuadradas, segundos después se da cuenta del peligro

En la naturaleza hay miles de fenómenos que han desconcertado a la raza humana a lo largo de milenios. La mayor parte son tan bellísimos como increíbles.

Las aguas del sur de Francia es hogar de la isla de Ré que tiene fantásticas playas en las que aun pueden apreciarse vestigios de antiguos búnkeres nazis. Aparentemente hablamos de una isla como alguna otra de la región. Pero hay algo en esta que la distingue del resto.

A simple vista, las olas que se formas en su orilla parecieran conformar un tablero de ajedrez. La vista es tan increíble que el faro es el punto de clave para turistas y locales que desean ver el raro fenómeno que, si bien los antiguos pensaban se formaba por una fuerza mágica, hay una explicación científica para esto.

Exactamente en el límite de dos mares, en lo que es conocido como Cruce de mares, es dónde se localiza la isla de Ré. Bajo la superficie los distintos sistemas de olas se cruzan en un ángulo oblicuo (que no es recto), cuando las condiciones permiten que estos patrones se contengan es entonces que tienen la posibilidad de producirse estas celdas de forma cuadrada.

Leer también  Desgarradora confesión de la niña que fue violada por un cura y lo mató...

Más allá de la indiscutible hermosura de este fenómeno es de vital importancia recalcar que es igualmente arriesgado para los bañistas. Las fuertes corrientes generadas pueden desatar en otras denominadas Corrientes de resaca, que se asimilan a “un río corriendo que se aleja de la costa”; el color de dicho río es sutilmente diferente y contiene burbujas; si dentro del mar hay algunos elementos sueltos como ramas o basura estas corrientes rápidamente las atraen y las alejan de la costa.

El verdadero peligro no es ser arrastrado por ellas mar adentro, sino la manera en que la persona reacciona: varios bañistas entran en pánico y tratan de nadar contra la corriente, cansándose enseguida y hundiéndose. La clave para huír no es nadar contra ella sino en paralelo a la orilla, escapando de esta forma.

Sin duda un fenómeno inusual que, aún luego de conocer su causa, nos mantiene maravillados debido a su belleza y particularidad.

¡Que grandiosa es la naturaleza!

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo