Jonestown, el suicidio masivo más grande de la historia moderna (VÍDEO)

Jonestown, el mayor suicidio en masa de la historia moderna

“El gran edificio central estaba rodeado de colores brillantes. Parecía un aparcamiento lleno de coches. Cuando el avión descendió, los coches resultaron ser cuerpos. Montones y montones de cuerpos –cientos de cuerpos- llevando vestidos rojos, camisetas azules, blusas verdes, pantalones rosas, pichis infantiles moteados.
 
Parejas con sus brazos enlazados, niños abrazando a sus padres. Nada se movía. La ropa mojada colgaba de los tendederos.
 
Los campos habían sido arados hace poco. Las bananeras y las vides estaban floreciendo. Pero nada se movía.”
JonestownArielBodies

Es lo que escribió el reportero de la revista TIME Donald Neff al llegar a Jonestown, días después de que tuviera lugar allí el suicidio masivo más grande de la historia moderna. El 18 de Noviembre de 1978, 900 seguidores de la secta del People’s Temple se suicidaron ingiriendo una mezcla de valiúm, cianuro y Flavor Aid, una bebida refrescante. Lo que fue concevido como un lugar de retiro, alejado de las cosas malas del mundo moderno, se convirtió de pronto en una pesadilla. ¿Qué hizo posible semejante horror?

Jonestown era el nombre de la colonia fundada por los acólitos del People’s Temple, una secta cuya ideología y creencias eran, sobre todo, anticapitalistas y comunistas, con ciertos toques de cristianismo. Su creación fue fruto de la mente de un solo hombre, el reverendo Jim Jones, que fundó la secta del People’s Temple en Estados Unidos en los años 50. Pocos años después de su fundación empezaron a surgir acusaciones contra su “organización” por extorsiones, maltratos o explotación de sus seguidores, acusaciones promovidas principalmente por familiares de los acólitos de Jones. En 1977 Jones decidió abandonar los Estados Unidos, pues se sentía perseguido por la sociedad capitalista, y fue a parar a Guyana, donde compró una finca al Gobierno en medio de la selva.

Allí, Jones se estableció con 900 de sus fieles el que para él sería un “paraíso en la Tierra”, la colonia de Jonestown. Desde el primer momento se dedicó a aumentar el estado de paranoia y miedo constante en el que ya vivían sus seguidores, advirtiéndoles sobre la llegada del Apocalipsis, es decir, de una conspiración del poder capitalista que destruiría la comunidad de Jonestown. Uno de los métodos que usaba Jim Jones para representar la inminencia del Apocalipsis eran las llamadas “White Nights”, en las que instigaba a sus acólitos a cometer un “suicidio revolucionario”.

Leer también  Diez cosas que usted debe hacer para ahorrar dinero rápido!
PUBLICIDAD

El demonio capitalista llegó en la forma de Leo Ryan, un congresista californiano que encabezó una delegación a Jonestown alarmado por las historias que le contaban algunos familiares de los seguidores de Jim Jones. El reverendo se esforzó en dar una cálida bienvenida a sus invitados para convencerles de las bondades de la colonia del People’s Temple. “La gente aquí es feliz por primera vez en su vida”, dijo Jones a los periodistas que acompañaban al congresista Ryan. Sin embargo, algunas personas manifestaron en privado su deseo de abandonar el templo, y ante la perspectiva de perder a sus seguidores, Jones enloqueció. Cuando la delegación se disponía a subir en la avioneta para volver a Estados Unidos, con los desertores incluidos, un grupo de fanáticos de Jones les ametralló, matando al congresista Ryan y a cuatro miembros de su delegaciones, principalmente periodistas.

Al mismo tiempo, el horror tenía lugar en la colonia. Jim Jones convocó a toda la congregación en Asamblea para anunciar que el momento del “suicido revolucionario” había llegado. Mientras se preparaba la letal poción, Jones presionaba a sus fieles para que tomaran la poción y les hablaba de los terribles castigos que sufrirían aquellos que intentasen huir. Estos terribles momentos están grabados en la llamada “Cinta de la muerte (Death Tape)”, uno de los documentos sonoros más perturbadores del siglo XX. Poco a poco, todos los miembros del People’s Temple fueron tomando el veneno. Odell Rhodes, una superviviente de la masacre, vio como la gente, sedada después de tomar el veneno (que contenía tranquilizantes), se dejaba caer en cualquier lugar esperando la muerte, que no tardaba más de cinco minutos en llegar. Las familias morían juntas, abrazadas durante ese último ritual sobre la Tierra.

El suceso conmocionó a la sociedad americana, y llamó la atención sobre el peligro que podían  suponer este tipo de sectas, tan numerosas en Estados Unidos.

Muchos no consideran que lo ocurrido en Jonestown fuese un suicidio en masa, sino más bien un asesinato en masa, pues como ya he explicado aquellas personas fueron presionadas para quitarse la vida, al menos en parte. Sin embargo, no se puede negar que muchos de ellos lo hicieron por propia voluntad. ¿Por qué? Todo son conjeturas, teorías. La verdad, enterrada en el corazón de la selva de Guyana, no la conoceremos nunca.

ESCUCHA EL AUDIO ANTES DEL SUICIDIO MASIVO. 

Video de : DrossRotzank

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

coverladyzorra

Tremenda boleteada! Descubre qué amante de su esposo es funcionaria pública y esta fue su venganza…

La fotografía de la venganza de la engañada esposa se volvió viral en Facebook. La …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo