La desgarradora historia del taxista que se ahorcó y le dejó grabaciones de despedida a su familia

Un hombre decidió ponerle fin a su vida hoy en la madrugada en el interior del baño de su casa la cual está ubicada en la calle 23 con carrera 13, barrio Nueva Esperanza, de Magangué.

El suicida fue identificado como Orlando Rojas Arrieta, de 26 años, quien manejaba un taxi de los que viajan a Sincelejo.

Allegados a Rojas manifestaron que ayer estuvieron tomando cervezas con él en el Estadero Los Paragüitas hasta las 8:00 de la noche. A esa hora se marchó con unos familiares en un camión y que llegó a la casa poco antes de las 2:00 a.m. del día de hoy.

A eso de las 6:00 de la mañana su mujer, Karen Hernández Pérez, se levantó para bañar a una hija que tiene la pareja para después llevarla al colegio. Al despertar la mujer se percató que su marido no estaba junto a ella en la cama y se dirigió al baño a orinar.

Cuando entró al baño se encontró con que Orlando Rojas Arrieta estaba colgado de una de las vigas ya sin vida. Karen empezó a gritar y los vecinos llegaron hasta el lugar a enterarse de lo que había ocurrido y quedaron estupefactos ante la macabra escena.

Leer también  "Llave creo que se me fueron las luces, la carrera no vale 15, vale 20 barras" Taxista dejó tirado a padre e hija en plena calle 30

De inmediato dieron aviso a la Policía que llegó hasta el lugar y acordonó la escena del hecho hasta que se hizo presente el Cuerpo Técnico de investigaciones, CTI, quienes se encargaron de realizar la diligencia de levantamiento de cadáver.

PUBLICIDAD

‘El tío lo llamaba’

Un vecino le contó a este medio que desde hace un tiempo Rojas Arrieta manifestó en varias oportunidades que un tío, quien ya está fallecido, lo llamaba y en varias oportunidades anunció que, supuestamente, se iba a quitar la vida.

También aseveró que esta no era la primera vez que intentaba quitarse la vida y que en varias oportunidades un hermano lo habría sorprendido antes de suicidarse y no le permitió que lo hiciera.

Esta madrugada cumplió con lo dicho. Para lograr su cometido tomó un cáñamo blanco, lo colocó en dos, lo amarró a una viga del baño, se subió al bacín, ató el cáñamo al cuello y se dejó caer ahorcándose de manera inmediata.

Cabe resaltar que Orlando Rojas Arrieta era un reconocido conductor que se inició manejando buses urbanos. Años después se dedicó a manejar taxis de los que viajan a Sincelejo.

Visto en LaCuartaVia

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

abecedario del diablo

‘El abecedario del diablo’: el nuevo juego peligroso que se populariza entre los niños

Buscar: La víctima debe recitar el abecedario y decir una palabra que empiece con cada …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo