La emotiva carta de Radamel Falcao García para Leo Messi

PUBLICIDAD

Si marca un gol, por qué no ha marcado dos. Si marca un golazo, el rival no opuso resistencia. Si da una asistencia, tiene que aparecer más. Si se gambetea a un par de defensas, éstos no son de primer nivel. Si marca de tiro libre, la barrera se regaló. Si marca en una final, el rival ya estaba desfondado. Si gana el Balón de Oro, lo merecía otro. Si gana en velocidad, el defensor arrancó después. Si no defiende, no juega por el equipo. Si da un mal partido, es un pecho frío. Si marca con el FC Barcelona y no con Argentina, no siente los colores. Si lo gana todo a nivel clubes, no importa aún no gana nada con selección absoluta. Si gana algo con selección (juegos olímpicos), le falta un Mundial. Si marca un hat-trick, la defensa no traía nada. Si marca una ‘manita’, pudo haber marcado 7 contra ese arquero. Si fue vital para su selección en los últimos años, sigue sin jugar del todo bien con la albiceleste y aún no se gana a la hinchada argentina. Si no saluda a un niño porque no lo vio, es un pésimo ser humano. Si FC Barcelona es eliminado de alguna competencia, él es el culpable. Si a Argentina algo no le sale, él es el culpable.

PUBLICIDAD
Leer también  Yimmi Chará podría salir del Junior de Barranquilla

Esa es la vida de Lionel Andrés Messi Cuccittini. El pan de cada día. A fin de cuentas, las personas que poco admiran el buen fútbol encontrarán un ‘argumento’ para tratar de demeritarte o cuestionarte. Tratamos de guardar y atesorar cada uno de tus actuaciones, porque sabemos que en 15 años veremos vídeos de tus goles e imágenes de tus celebraciones con muchísima melancolía. Afortunadamente, cuando eso pase, podremos decir: #NosotrosVivimosEnLaÉpocaDeMessi

No te lo pierdas

cover fb james sanchez hugo illera

James Sánchez pide respeto y sale a desmentir al periodista Hugo Illera

PUBLICIDAD “No han habido imprudencias, ni desunión, ni inestabilidad. Les pido de corazón que seamos …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo