La madre enciende la cámara oculta cuando la mujer se queda a solas con su bebé. Cuando vuelve del trabajo, ve la grabación y estalla en lágrimas

PUBLICIDAD

Cuando una madre tiene un bebé, solo podría dejarlo en manos se alguien de fiar. Una vez se acaba la baja maternal y toca volver al trabajo, no hay más remedio que empezar a buscar niñera. La americana Desiree LaBlanc confió en un amigo de la familia que le recomendó a Christina Williamson, de 28 años, que regentaba una guardería en su casa, para que cuidara de su hija. Lo que demostró ser un grave error.

Porque, además, Desiree trabajaba en una protectora del menor, donde la entrenaban para distinguir casos de maltrato a niños. Por lo tanto, ella sabía que le sería fácil darse cuenta en caso de que algo fuera mal; después de todo, las niñeras que regentan guarderías en sus casas son muy comunes en los Estados Unidos. Y al principio, todo iba sobre ruedas. Christina parecía llevarse bien con su hija, y la guardería en la que pasaba las mañanas era muy segura y estaba muy limpia. Ella le mandaba fotos de su hija, tanto cuando estaba jugando bien como cuando se hacía el más mínimo arañazo, lo cual tranquilizaba a Desiree puesto que siempre sabía cómo estaba su hija.

PUBLICIDAD

Pero un día, el director de la protectora del menor donde Desiree trabajaba la llamó, y la advirtió de que fuera a la guardería de Christina y se llevará a su hija de allí sin mediar palabra. Ella obedeció, pero estaba confusa porque no entendía cuál podría ser el problema. Lo cierto es que el ex marido de Christina había colocado cámaras ocultas por la guardería, después de que un niño de ocho años se quejara de algunos de los hábitos de su niñera. Las imágenes que grabaron las cámaras hablan por sí solas. Ojo, no es apto para corazones sensibles, la forma en la que Christina trata a estos niños puede herir tu sensibilidad (Adelanta hasta el minuto 3:11 para ver el video):

Leer también  Una madre se preguntaba porque la tumba de su hijo de 36 años estaba muy verde de pronto. Cuando la verdad salió a la luz, las lágrimas inundaron su rostro

Desiree no podía creerse lo que veía: Christina, que parecía cariñosa y cuidadosa con su hija, en realidad la levantaba por la cabeza y le hacía vejaciones de todo tipo. Incluso le metió un trapo en la boca para que se callara. Desiree fue de inmediato a la policía, que no tardó en presentar un caso contra Christina. Ella se declaró culpable de maltratar a dos de los niños, pero alegaba tener problemas mentales. El juez no se apiadó de ella: ahora sirve una condena de cinco años en la cárcel.

Desiree decidió dejar su trabajo en la protectora de menores. Para ella no tenía sentido trabajar protegiendo menores si ni siquiera fue capaz de mantener a salvo a su propia hija. Por suerte, ninguno de los niños resultó gravemente herido o presenta secuelas mentales. Tampoco la hija de Desiree, que ahora sólo confiará en guarderías en las que los niños estén siempre vigilados por más de un adulto. Que, visto lo visto, era la mejor idea desde el principio. Porque uno nunca puede estar demasiado seguro cuando se trata de sus hijos.

Visto en NoLoCreo

No te lo pierdas

cover fb fotos consumidores

Las desgarradoras y desagradables fotos del “antes y después” de adictos liberados por un centro de rehabilitación

PUBLICIDAD La ONG estadounidense Rehabs divulgó las fotos del antes y después de los adictos …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo