La mamá cree que su pequeño tiene otitis – pero los doctores entran en pánico al ver los dedos del bebé

PUBLICIDAD

Josh Roberts y Katelyn Galea son una pareja de Australia. Como cualquier matrimonio, estaban felices desde que su pequeño hijo Archie llegó a sus vidas. Él era un niño hermoso que crecía fuerte y sano en el seno de una familia amorosa.

Cinco meses después del nacimiento del pequeño, y de un momento a otro, todo cambió para mal. Archie comenzó a sufrir dolor de oídos, el médico con quien acudieron les dijo que se trataba de otitis (inflamación del oído) y que no era algo por lo que deberían preocuparse en demasía.

Sin embargo, su hijo no mejoraba, los síntoma que Archie sufría no hacían más que empeorar. Primero los labios se le pusieron morados, luego fue el turno de los dedos; la piel del pequeño cambiaba rápidamente de color. Los padres al darse cuenta se apresuraron a llevar a su niño al hospital, un recorrido de 40 minutos que les pareció eterno.

Cuando por fin arribaron al centro médico gran parte del cuerpo de su bebé estaba morado; no estaban seguros de qué era ni sabían si era demasiado tarde para poder salvar su vida.

Resultó que todo se debía a una peligrosa y potencialmente mortal infección del torrente sanguíneo denominada meningococemia. De inmediato el tratamiento comenzó y los médicos dieron todo de sí para salvar la vida del pequeño; lo conectaron a un respirador artificial, le administraron antibióticos y se le realizaron transfusiones de sangre.

En palabras de Josh: “Es algo que uno puede leer en el periódico o ver en las noticias, pero jamás había pensado que le pasaría a un niñito tan sano y alegre… Es lo más difícil que me ha pasado en mi vida, jamás he amado a algo o alguien con tanta pasión y amor, no importa si uno es la persona más ruda del mundo, verte en este estado te mata.”

Leer también  El agua de arroz, el secreto para un cutis de porcelana
PUBLICIDAD

Josh y Katelyn, desesperados por juntar los fondos necesarios para pagar los altos costos del hospital realizaron una campaña en internet en GoFundMe anunciando que necesitaban $ 5.000,00 USD; sin embargo, y gracias a la generosidad de personas de todo el mundo, la familia fue capaz de recabar casi tres veces ese monto.

Hoy, después de varios meses en el hospital, Archie está finalmente en casa y en camino a recuperarse. Su respirador ha sido ya removido, al igual que el par de injertos de piel que fue necesario colocarle; pero necesitará años de terapia ocupacional y fisioterapia.

“Archie sigue siendo un niño extremadamente feliz y estamos felices de que va a estar bien, este pequeñito aún tiene mucho camino por recorrer pero es todo un luchador”, anunciaron Katelyn y Josh luego del éxito de la campaña para recabar fondos.

Una historia que estuvo a punto de convertirse en tragedia; por fortuna para el pequeño Archie y sus padres, el tratamiento recibido en el hospital le salvó la vida. Sin duda las ganas del vivir y la fuerza del pequeño lo mantendrán con bien en los años por venir.

Recuerda acudir al médico si tu hijo tiene algunos de estos síntomas relacionados con la enfermedad que atacó a Archie:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Irritabilidad
  • Dolor muscular
  • Náuseas
  • Erupción de manchas rojas o púrpuras
  • Un deterioro en su nivel de conciencia
  • Grandes zonas de sangrado bajo la piel
  • Shock

Visto en PorqueNoSeMeOcurrio

No te lo pierdas

Screenshot 2017-09-20 10.19.23

La foto de Pablo Escobar que enfureció tanto a los Estados Unidos

PUBLICIDAD Pablo Escobar, el narco colombiano más famoso de la historia, también tuvo su sentido …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo