La parábola de los dos lobos. Tardarás menos de un minuto en leerla pero la recordarás por toda la vida.

La sabiduría de los indios es sorprendente y un viejo indio trataba de dejarle a su pequeño nieto una enseñanza que le durara para toda la vida y que marcará su camino.

Una noche, se sentó bajo el cielo estrellado y lo invitó a sentarse junto a él. Le platicó anécdotas de su historia que trascendieron y lo convirtieron en el viejo sabio que todos lo consideraban.

Le anticipó que le contaría algo que lo marcaría para siempre y esta fue la conversación que tuvieron y seguramente el pequeño nunca olvidó:

– Sabes, en nuestro interior todos tenemos dos lobos, constantemente ambos tienen una lucha imparable, una pelea tan terrible que no a todas las personas les es fácil lidiar.

– ¿Dos lobos, cómo es eso abuelo? – con ingenuidad y asombro preguntó el pequeño niño.

PUBLICIDAD

– Sí, todos en nuestro interior tenemos dos lobos totalmente distintos; uno es malo porque representa todos los malos sentimientos que pueden existir en un ser humano, la envidia, la ira, los celos, el orgullo, la codicia, el resentimiento, los miedos, la mezquindad, la culpa, el ego, la autocompasión y la arrogancia.

Leer también  “Lo importante es que salvamos vidas”: 'Niño ángel' guía rescatista del avión del Chapecoense

Pero el otro representa todo lo bueno; el amor, la alegría, la esperanza, la generosidad, la paz, la fe, la bondad y la verdad, le dijo el viejo indio a su pequeño nieto.

Entonces el pequeño preguntó, – ¿y quién es más fuerte abuelo, cuál lobo es el que gana?

 Eso mi pequeño depende de cada uno ¿cuál lobo alimentarias tú…?

¿Qué te pareció esta reflexión?

Visto en PorqueNoSeMeOcurrio

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

esquinadelmovimiento

¡Saca el cole que llevas dentro! ¿Qué tanto sabe de expresiones ‘coletas’? Ponte a prueba en este test vale mia!

Buscar: Por motivo a las “relajadas” declaraciones del ciclista Rigoberto Urán en cada etapa del Tour de …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo