Con una sonrisa y dedo arriba, la popular Nubia se recupera satisfactoriamente

La vendedora de dulces y flores despertó el domingo del coma inducido. Empleados de clínica donde permanece no han confirmado su identidad.
Foto: El heraldo

En Clínica La Victoria no dudan en calificar la recuperación de Nubia como “un milagro”, de esas que “poca gente vive para contar”. Y no es para menos: un trauma severo en la cabeza la mantuvo una semana en agonía, después de que un taxi la atropellara.

PUBLICIDAD

“Tuvo que practicársele una craneotomía, cirujía en la que se le abrió una capa del cráneo para que se le desinflamara”, explicó el fisioterapeuta Joan Orozco en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del centro asistencial.

PUBLICIDAD

El neurocirujano Gabriel Alcalá operó el jueves a la vendedora de dulces y flores. La decisión era un riesgo, como también la hinchazón que no se detenía. La mujer completó siete días en coma inducido y dependiendo de ventilación mecánica para respirar, hasta que el domingo despertó y se confirmó que la intervención fue exitosa.

“El diagnóstico era reservado, muchos creíamos que no sobreviviría, pero quedó lúcida”, asegura Orozco.

SIN FAMILIARES. El nombre de la paciente, quien afirma llamarse Nubia Patricia Peralta Quiroz, no está confirmado porque no hay documento que lo soporte. Según el tablerillo informativo de la cama dos, donde reposa, su aseguradora es el Estado.

Tampoco han aparecido familiares, pese a que ella dice que sus padres viven con una hija suya en Medellín, su tierra natal, y que tiene a otros en Cartagena y Valledupar. “Una tía en (el barrio) El Carmen, en Santa Marta: Luz Esperanza”, respondió ronca, por tantos días conectada a un ventilador.

Leer también  ¿Tienes una cuenta bancaria? Los bancos deberán pagar intereses a sus ahorradores

La identidad no confirmada de Nubia no ha sido impedimento para su atención en Clínica La Victoria. Allí ingresó el 14 de diciembre, cuatro horas después de que un taxi Hyundai –placas TZK 384– la atropellara a las 2:45 de la madrugada en la carrera 46 con calle 84, barrio Granadillo, en el norte de la ciudad.

Tampoco para que le falte ropa y elementos de aseo: estudiantes de universidades como la Autónoma del Caribe y Metropolitana le han llevado o enviado. Su popularidad es tanta entre esta comunidad que la noticia de su supuesta muerte fue tendencia en redes sociales, hasta que EL HERALDO la desmintió.  “Todos los días alguien llama a preguntar por ella”, comentó el fisioterapeuta Orozco.

Sin embargo es necesario que algún familiar se manifieste, puesto que el Seguro Obligatorio contra Accidentes de Tránsito (Soat) del taxi alcanzó para cubrir hasta los gastos de la cirugía. Mientras, funcionarios de la clínica buscan información que indique la entidad a cargo de la seguridad social de Nubia.

“Si pasan los días y no se determina, el Estado a través del Fosyga se haría cargo, pero urge que aparezca un pariente porque ella no puede estar sola, alguien tiene que cuidarla cuando se le dé de alta”, advirtió Orozco.

Fuente: El Heraldo

No te lo pierdas

arroyo 84

Ya no habrá más arroyo decían… Canalizamos la calle 84 decían…

Muchas eran las personas que los días de arroyo en la calle 84 se habia …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo