La triste historia de Óscar Mejía: el arroyo de la 44 se llevó a su perrito “Principe” y su prótesis.

“Yo venía con mi carretilla y mi perrito cuando me llevó el arroyo”. Así empieza el relato de Oscar Osvaldo Mejía Mendoza, un adulto mayor de 74 años de edad exactamente.

PUBLICIDAD
Foto John Robledo – El Heraldo

Dentro de la ambulancia que lo trasladaba al Hospital de Barranquilla, contó su relato sobre lo que fueron los minutos más largos de su vida cuando era arrastrado por el arroyo de Parque Central sobre la carrera 44 con Calle 50.

PUBLICIDAD

Cuenta que en ese momento no le importaba el dolor que sentía debido a los raspones en codos, pies y manos, el solo quería salvar a su “Principe” su perrito, fiel amigo y compañero durante los últimos 8 años pero por más esfuerzo que pudo hacer para salvarlo, no consiguió hacerlo.

“Yo sé que podía salir antes del arroyo si lo soltaba, pero me aferré a él porque es lo único que tenía en la vida”, relato Mejía entre mientras lloraba de manera desconsolada.

Relata que se encontraba vendiendo periódicos en la carrera 43 con calle 51 y cuando vio que empezó a ponerse gris el cielo, avisando la tormenta que se venía, decidió recoger sus pocas pertenencias y refugiarse en la Plaza de la Paz

Cuando iba cruzando la carrera 44 escucho que gritaban fuertemente: “¡Pilas que ahí viene el arroyo bajando!” pero no fue lo suficientemente rápido para que pudiera evitar la tragedia de ser arrastrado por la corriente de agua que venia bajando por el aguacero que estaba azotando el norte de la ciudad de Barranquilla.

Leer también  '¡Dele suave Gonor$#&, pare lo va a matar!' En Medellín habitantes de un barrio defendieron a perrito que iba siendo arrastrado.

Continua su relato y decía que tenía mucho miedo pero que lo único que siempre tuvo en su mente fue, poner a salvo a su “Principe”, que para él, era como su hijo. “Mi familia se fue para Venezuela y quedé solitario. A veces me voy con un hermano que vive por Sourdis, pero mi única compañía era mi príncipe”.

Foto AlDia.co

“Yo le iba a poner Junior, pero como peleo tanto por el equipo el perro podía pensar que era con él”, contó Mejía.

Como si fuera poco el señor Oscar Mejía no solo perdió a su perrito, también perdió su protesis de la pierna derecha. “Perdí la pierna en una accidente cuando me cayó un árbol encima a los 18 años cuando trabajaba por los lados de la Sierra Nevada”.

Entre su relato le pidió al auxiliar de la ambulancia que, por favor, recogiera el cuerpo de su perrito para poder enterrarlo como el se lo merecía.

Con información de El Heraldo

No te lo pierdas

descarga-3

Con uniforme de la Policía asaltan residencia de un Sargento retirado en Barranquilla

Vistiendo chalecos y gorras de la Policía cuatro sujetos asaltaron la residencia del sargento retirado …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo