En Las Delicias: lo mataron de dos tiros al parecer por meterse con la mujer incorrecta

PUBLICIDAD

Durante los últimos días a Héc­tor Arnulfo Granados Vargas lo habían visto charlar varias ve­ces con unos sujetos, de los que sus familiares desconocen quié­nes son.

Estos mismos tipos aparecie­ron este martes a eso de las 6:30 de la tarde en una motocicleta, volvieron a dialogar con Granados; pero esta vez, antes de mar­charse, el parrillero le disparó en dos oportunidades.

Los hechos ocurrieron en la calle 69D con la carrera 39, barrio Las Delicias, prácticamente en frente de la casa donde la víctima residía.

Granados Vargas, de 52 años, camina­ba en compañía de una mujer cuando fue abordado por los asesinos.

Héc­tor Arnulfo Granados Vargas

Recibió un ti­ro en el abdomen y otro en la mano dere­cha. Vecinos del sector que se percataron del hecho criminal lo auxiliaron, y en un automóvil particular lo llevaron a la clí­nica La Asunción. Allí falleció cuando lo preparaban para operarlo.

PUBLICIDAD

Caterine Zuluaga, hermana del occiso, informó que su hermano era una persona sana, de buenas costumbres, y por eso contaba con el aprecio de todos los vecinos.

Leer también  (Video) Arroyo de La Chinita en Barranquilla arrastró toneladas de basura y demostró falta de civismo

Sin embargo, dijo que desde hace dos años Héctor Arnulfo Granados se había invo­lucrado en una relación tormentosa con una mujer, y al parecer estaba recibien­do amenazas.

En el mismo sentido se pronunció el comandante operativo de la Policía Metropolitana, coronel Harold Barrera, quien manifestó que las inves­tigaciones se orientan a establecer un lío pasional como posible móvil del cri­men, ya que la víctima no tenía otro tipo de problemas.

Visto en LoUltimo

No te lo pierdas

Screenshot 2017-12-13 11.50.18

Hugo Illera: Hoy deberíamos estar jugando la finalísima de la Liga. Teófilo pudrió todo…

PUBLICIDAD Hoy, Junior debería estar jugando la primera de dos finales de Liga Águila ante …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo