Las mil y una noche en el Buen Pastor. La imperdible carta de Estercilia Simanca para Dayana Jassir.

Yo vengo de una cultura en la que nos está prohibido nombrar a los muertos, por el posible dolor que pueda causarle al allegado y por no causar más dolor omitiré el nombre del hijo, hermano, sobrino, primo y amigo que fue tu joven y difunto esposo.

Yo, al igual que muchas personas te juzgué y anticipé tu responsabilidad en los hechos del 4 de mayo de 2016, juzgué tu torpeza de subestimar al mundo entero, tu desfachatez de creer que el mundo podía ver en ti un asomo de seducción, por eso me reí de las apreciaciones de un psiquiatra en días pasados de tu conducta y capacidad seductora, hasta pensé ahora falta que la declaren “loca apasionada” y hasta lo temí, que tal que lo hicieran y en vez de que fueras recluida en el Buen Pastor hubieras terminado siendo vecina de cuarto de la loca del muelle de San Blas… Yo creo que tú también lo pensaste.

Te creé una bitácora, por si no lo sabes una bitácora es un cuaderno de registro de datos de lo acontecido, que lleva el capitán de un barco, algo así como su diario en alta mar. En realidad creé dos, una para tu amante y otra para ti, la de él la titulé #BitácoraDeUnaInfamia y la tuya  #BitácoraDeUnaGarosa

Aun cuando la Fiscalía y ahora el juez los tengan como compañeros de causa, yo preferí no seguir y separarte de él, porque definitivamente tú te merecías una bitácora especial, tú fuiste la capitana de un barco en un mar que creíste conocer, pero los hechos demuestran lo contrario, esa torpeza y no me refiero a que hayan fallado 5 veces, sino a la torpeza de creer que el resto del mundo te miraba como el fracasado de marras te miraba a ti: seductora, encantadora, sagaz y calculadora, nada más lejano a la realidad.

Despertaste tantos comentarios, la mayoría de mujeres condenándote y unas que otras bien lanzadas defendiéndote, éstas  terminaron siendo arrinconadas como los cardúmenes en alta mar cuando deciden enfrentar al pez más gigante, en este caso: La Infamia. Y así como los comentarios en las redes sociales parecían bancos de peces también se iban descubriendo los pasos de un crimen perfecto en errores.

¿Por qué no te detuviste en el primer intento fallido, qué te llevó a probar no una, ni dos, ni tres, ni cuatro, sino 5 veces la ejecución del plan? Tanto así que en la vencida  hiciste parte de la cuadrilla asesina.

Fueron tantas las veces que lo intentaron que le pedí a tus defensoras oraran por ti, no una, ni dos, ni tres y no les dije hasta 7 sino 70 veces 7 así como Jesús nos enseñó a perdonar.

Antes del 4 de mayo muchos en La Guajira, en Barranquilla en todo el Caribe y Colombia entera no sabíamos quien eras tú, era como si sólo fueras la Sherezade en el mundo imaginario del incauto conductor, en cambio hoy ¿Puedes creer que registras cerca de 13,400 resultados 0.93 segundos en Google?

Leer también  Carta de un Barranquillero indignado para el Alcalde Alejandro Char.
PUBLICIDAD

Yo  te  he juzgado porque las pruebas me conducen a eso, hasta he pensado en las niñas bien de los Remedios y Maicao que como guajiras hubieran dado la vida por él y hubieran muerto al pie de su palabra de amarlo y respetarlo hasta que la muerte los separe. Una médico quizás, o una enfermera, regalando brigadas para los más pobres y pudiendo llegar juntos a una vejez tranquila. Las lluvias que le faltaron a él por vivir serán fuertes aguaceros que nos recordarán los días que le faltaron por vivir.

Comentarios de todo tipo he leído y en unos he sentido que me he mirado en el espejo completamente desnuda bajo la mirada inquisitiva de los demás, porque me he sentido determinadora, como tú de los comentarios ajenos, porque no me da el pulso para escribirlo. He intentado escribirte “Maldita” pero prefiero decirle “Garosa”, “Golosa”, con más hambre de carne que con la gula capital que a todas y todos nos da. A lo máximo te he dicho “cachona” y a tu amante “cachón y hablador” y al decirle “hablador” he sentido esa solidaridad oculta en futuro condicional y en el cual no existiera un muerto para poder decirle “Están hablando de ti en una terminal transporte, un chófer de puerta a puerta que te calumnia con que eres su mujer”…. O como aquella comentarista que recomienda en vez de matarlo que le pegue todo el cacho que quiera y con quien quiera a lo que le pregunto “¿Y cómo se pegan bien esos los cachos?” y me insulta diciéndome que yo tengo cara de experta…

¿Cómo será esta primera noche en el Buen Pastor… Tendrás tu primera visita el sábado y el domingo… Encontrarás refugio donde ya no te lleguen los insultos… Podrás algún día ver a tu hijo cuyo corazón está protegido por razones que sólo Dios conoce lejos de las infamias de este mundo… Has pensado en el  viaje del primer Jassir a América y que tu mirada árabe pudo haber sido el de una odalisca que alguna vez pudo reflejar amor?

Tengo el absoluto convencimiento que las mujeres somos los seres más cerebrales sobre la faz de la tierra, sin importar el lugar donde hayamos nacidos, si somos negras, indígenas, blancas, criollas o gitanas, pero algunas sucumbimos a la carne, mientras que otras y la gran mayoría en cualquier lugar del mundo, salvamos la humanidad sucumbiendo al amor.

Que Dios te bendiga y puedas en el centro de reclusión llenar ese vacío a donde tu atormentado corazón te llevó.

Visto en GuajiraPress

Escrito por Estercilia Simanca

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

camila vuelo avianca

¡Se para señor me hace el favor y la calma! El bochorno de una pasajera ebria en pleno Vuelo de Avianca.

El video que rápidamente se hace viral en la red social facebook que fue donde …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo