Saltar al contenido

Las personas mentirosas no cambian. 7 características que poseen y no sabías.

Es de público conocimiento que las personas mentirosas no cambian nunca, sólo renuevan sus métodos. Aquellas personas que están acostumbradas a mentir para ser aceptadas y también para conseguir lo que quieren difícilmente puedan mostrarse tal cual son.

Lo cierto es que van tejiendo de a poco una compleja telaraña que conecta entre sí cada una de sus mentiras. Una vez que entran en este método resulta extremadamente difícil no seguir mintiendo ya que una mentira conduce a otra hasta que todo se vuelve una enorme bola.

Todos lo sabemos, las mentiras no duran mucho pero no podemos cuestionar que hay excepciones. Existen mentiras tan bien construidas, tan grandes, que pueden durar casi para siempre. Nada podemos hacer para luchar contra esto pero sí podemos estar atentos a ciertas actitudes y rasgos que poseen las personas que mienten.

Es por eso que hoy decidimos compartirte algunas de estas características y cualidades de este tipo de personas. Cosas que te servirán para estar atento ante la más mínima señal de estar frente a una persona tóxica y mentirosa.

¿Cómo son las personas que mienten?

Inteligentes

Generalmente el hábil mentiroso es una persona de gran inteligencia. Inteligencia necesaria para poder mantener cada detalle de sus mentiras sin revelarse ante todos y ser descubierto. Si no eres una persona que miente sabrás lo difícil que es mentir una y otra vez ante los demás.

Desconfiados

Obviamente aquellas personas acostumbradas a mentir tienden a desconfiar de todo el mundo, a creer que todos están mintiendo. Es por esto que este tipo de personas suelen ser, dentro de todo, personas reservadas o que mienten expresando sus emociones. Es verdaderamente difícil saber qué es lo que realmente una persona de estas siente o piensa.

Buena memoria

Este tipo de personas se acuerdan de todo y cada detalle que recuerden lo utilizarán como recurso en la construcción de sus mentiras. Mentir y no ser descubierto requiere de una rememoración absoluta para no olvidar aquellas cosas que se dijeron en un principio y así no caer en contradicciones y ser descubierto.

Leer también  Bombillos de bajo consumo pueden ser una amenaza! Conoce su lado oscuro.

Sinvergüenzas

Leer también  ¡El querer hacer de un padre desesperado! Papá usa un pezón artificial para amamantar a su bebé ¡Emotivo!

El mentiroso te mentirá en la cara sin ningún tipo de escrúpulo. Sin embargo, sus mentiras contendrán una buena cantidad de verdad ya que es eso mismo lo que las hará creíbles desde un principio.

Tranquilos

Las personas mentirosas tienden a soportar la presión y nunca perder la tranquilidad. Esta es una de las cualidades más importantes que les permite no ponerse nerviosos cuando mienten y así no ser descubiertos.

Fríos y calculadores

Una persona acostumbrada a mentir siempre tendrá todo planeado, aunque tu no lo creas. Este tipo de personas sabe qué decir y cómo actuar en cada situación que se le presenta y hará lo que tenga que hacer para no revelar sus verdaderas intenciones.

Sociables

Cómo dijimos antes, es difícil saber qué es lo que realmente piensa o siente una persona mentirosa pero siempre te harán creer lo contrario. Por eso no encontrarán dificultad manejándose en grupos sociales grandes y siempre se harán pasar por personas confiadas, extrovertidas y que no tienen ningún tipo de miramientos a contar todo lo que les pasa.

La mentira es propia del ser humano, eso lo sabemos todos. Sin embargo, cabe aclarar que en este artículo no hablamos de exagerar una anécdota e mentir de vez en cuando. Las características que describimos con anterioridad hacen referencia a esas personas nocivas que no pueden para de mentir, personas que han construido una vida en base a ello.

Es por esto que creemos importante compartir este tipo de información. Saber estas cosas te permitirá identificar a este tipo de personas de inmediato y, por supuesto, alejarse de ellas ya que nada bueno puede suceder.

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo