Saltar al contenido

Le daba tremendas palizas a su esposa y enviaba fotos a sus amigos, luego acaba con ella ante los ojos de todos.

No hay dudas de que hay amores que matan, amores tóxicos, amores disfrazados de falsedad, tras una aparente personalidad buena se puede ocultar un individuo despiadado con la capacidad de dañar sin remordimiento alguno a quien dice “amar”, pero es bueno acordarse que el que ama no daña, desgraciadamente hay personas tan cegadas, tan carentes de amor que aunque estén muriendo en la relación, no renuncian, el mejor ejemplo de esto es la historia de Anastasia, pero tristemente no es la única que atraviesa esta terrible situación.

Anastasia Ovsyannikov de 30 años se encontraba casada con Maxim Gribanov de 34, frente a las demás personas él aparentaba amar a su mujer intensamente, le daba un trato cordial y caballeroso pero tras la puerta de su hogar, la verdad era cruda y preocupante. No obstante, ella lo encubrió hasta su último suspiro.

Los dos vivian en la ciudad de Lebedyan en la región rusa de Lipetsk, mismo lugar en donde recientemente Maxim fue arrestado. ¿La razón? Torturó a su mujer por más de cinco horas propinándole incontables patadas y puñetazos en todo el cuerpo de la mujer, orgulloso de su bajo acto tomó fotos del resultado y las envió a sus amigos presumiendoles el “merecido” que le había dado, además pretendía alardear todo lo que ella era capaz de aguantar. ¿Hasta dónde puede llegar la ignorancia y la maldad?

Al comienzo el hombre fingía ser un marido ejemplar pero mientras el tiempo pasaba, mostró su verdadera cara pero amigos y familiares eligieron no meterse por no considerarlo “su problema”, además, Anastasia siempre defendió a su marido, lo justificaba y negaba las palizas que recibía de parte de él. Conforme transcurria el tiempo las humillaciones y represiones eran cada vez más notorias, con frecuencia la minimizaba y agredía pero desgraciadamente ante el mínimo acto de reconciliación, ella cedía. Un círculo vicioso del que pocas personas logran escapar.

Además del maltrato físico, Maxim además ejercía violencia mental sobre su mujer, le ordenó a dejar su trabajo, sus pasiones, a cambiar sus deseos y hábitos, a ocuparse de él en todo sentido, a ignorar a su familia y amigos, no podía vestir como ella queria ni tampoco salir sin él, evitaba a toda costa que el hombre se disgustara o darle el mínimo motivo para una escena de celos.

Leer también  Polémica por conductor de Uber que 'acosó' a una usuaria por medio de whatsapp

A lo largo de una salida con amigos a la cual fueron los dos, sin importar quienes estuvieran presentes, Maxim mostró su verdadera cara y furioso sencillamente porque su mujer fué amable con un mesero, la sacó del lugar empujándola y hablándole fuerte, inclusive llegó a abofetearla y cuando miró que los amigos se acercaron, logró que Anastasia se subiera de manera rápida al auto. El hombre la llevó a casa y ahí siguió golpeándola sin parar, sin importar las suplicas de ella, sin importar lo mucho que la estaba lastimando.

Luego de unas cuantas horas la llevó al hospital inventando toda una historia para justificar las graves lesiones de Anastasia, lamentablemente los doctores a pesar de hacer lo posible no pudieron salvarla, la mujer cayó en coma y luego de estar unos días en cuidados intensivos, murió.

A pesar de poder estar unos minutos “consciente” antes de fallecer, Anastasia no delató al autor de todos los golpes que le darían la muerte, lamentablemente ella se encontraba en una grave condición de apego, misma que logró que nunca dijera que era exactamente su marido quien la maltrataba de una forma tan salvaje, pensando siempre que lo hacía por “amor”.

Después de lo ocurrido, amigos de Maxim confesaron que este también propiciaba terribles golpes a su primera esposa, afortunadamente ella pudo escapar a tiempo antes de tener un final tan lamentable como el de Anastasia y ya que sabían de lo que el hombre era capaz, nunca quisieron meterse, pero su cobardía e indiferencia logró que una mujer perdiera la vida.

Al no tener las pruebas contundentes ya que|ya que la víctima jamás denunció al atacante, Maxim continua libre y un caso más de violencia a la mujer se suma a la impunidad, ¿hasta cuándo vamos a dejar el egoísmo de lado y ayudaremos al prójimo? Hoy fue Anastasia pero mañana podrías ser tú o algun familiar, por favor, ¡no te quedes callado y denuncia!

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo