Ella le deja a su beba a cuidado de su ex marido. Una hora después su vida es una pesadilla.

Cheyenne Rae Owensby es una niña feliz y muy saludable. Ella es hija única. Pero cuando ella se encuentra de visita en la casa de su padre, sucede algo horrible.

Los padres de Cheyenne están separados y la bebé se queda en lo de su padre cada fin de semana. Obviamente la mamá confía en su ex marido y no se preocupa por la seguridad de la pequeña. Pero esta vez todo es diferente: A la hora de haberla dejado La madre de Cheyenne recibe la llamada que ninguna quiere recibir.

Cheyenne es una bebe de sólo 8 meses de edad. El padre, viendo que la niña no para de llorar, no tiene la “mejor” idea de sacudirla. La fuerza del adulto produce que el cerebro de la bebe choque contra las paredes del craneo provocandole sangrado en el cerebro.

Los médicos le informan a la madre que la bebe ha sido trasladada en helicóptero al hospital y que tuvo que ser conectada a un respirador artificial.

Cuando la madre llega recibe la peor noticia, su hija está en estado vegetativo y necesitara cuidados toda la vida.

“No podía parar de llorar y de temblar, le rogaba a dios porque me llevara a mi y le diera una oportunidad a mi pequeña”

Cuando la pequeña llegó al hospital, fue cubierta con vendas, conectada a un respirador y se le hicieron transfusiones. Además se le hizo un coágulo en la pierna. Los médico debieron abrirle el cráneo para liberar la presión. No saben el daño causado, pero suponen que fué masivo.

Leer también  Una maleducada señora lo trató de “asqueroso motociclista”. Él la puso en su lugar.
PUBLICIDAD

Al poco tiempo la policia se contacto con la madre y le dijo que el padre habia confesado lo sucedido, él la había sacudido.

“El hombre que yo amaba, mi primer amor, mi amigo de la escuela, un chico que he conocido toda mi vida y he compartido durante más de 10 años de vida ha hecho esto a nuestra hija. Mi mundo entero se ha derrumbado “.

Los médicos dicen que la pequeña no sobrevivirá a la noche.

James, el padre de Cheyenne, dice que “perdió el control”. Fue condenado a 20 años de prisión.

Pero entonces sucede un milagro: Aunque Cheyenne perdió gran parte de masa encefálica, la niña logra despertarse. Puede hablar y moverse, aunque perdió la movilidad de la mitad del cuerpo.es un medio retirado de su cerebro, la niña se despierta para arriba. Si embargo este pequeño milagro no pierde las ganas de vivir.

La sonrisa que se ve en esta última foto, nos demuestra que nunca hay que perder las esperanzas, ni siquiera en los momentos más oscuras.

La madre de Cheyenne escribe regularmente en Facebook e informar a amigos y familia sobre el progreso de Cheyenne.

Visto en MejoraTuAnimo

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

Alan cover

“Violaría y mataría a 25 recién nacidos en una noche”: El caso más perverso en la historia escocesa

Buscar: Los psicólogos creen que este psicópata nunca podrá ser rehabilitado. Advertencia: el contenido de …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo