Lo dejaron como ‘Las novias de Barranca’ en un motel y se las desquito pinchando llantas de carros.

PUBLICIDAD

Varios agentes de la Policía en Barranquilla se hicieron cargo de un caso ocurrido en un motel del centro de Barranquilla, cuando un hombre al parecer con actitud bastante grosera y violenta pinchó las llantas de los carros de otros clientes que se encontraban en el establecimiento. Aparte de esto se negaba a pagar la cuenta de lo que había consumido hasta ese momento en el lugar, pese a estar esperando por mas de 8 horas a una supuesta mujer que al parecer nunca llegó a la cita acordada con el hombre.

Al parecer el hombre se encontraba en una gran estado de alicoramiento y habría consumido otro tipo de sustancias, comentó una de las empleadas del motel a algunos espectadores y testigos de lo ocurrido en horas de la mañana.

PUBLICIDAD

“Él estaba desde esta mañana, esperando a una amiga, mientras bebía y consumía algo, pero se puso agresivo y comenzó a pinchar las llantas de los otros clientes”, dijo la empleada, que prefirió mantenerse anónima por miedo a perder su empleo que, entre otras cosas, en este tipo de establecimiento se trata con la mayor discreción posible para no ver la cara muchas veces a los amantes que lo visitan.

Leer también  Chofer de buseta se bajo a comprar una gaseosa en medio de trancón de la calle 82

Los agentes de Policía del cuadrante intentaron explicarle al hombre que los actos que estaba cometiendo no estaban bien- seguido a esto se le pidió que ingresara a la patrulla pero su respuesta fue negativa a lo que el grupo de policías les tocó usar la fuerza y hacerlo entrar en la camioneta para hacer su respectivo traslado a la UPJ.

Video e información ZonaCero

No te lo pierdas

Screenshot 2017-11-18 07.51.23

Dimayor suspende partido de Junior. Bus del Deportivo Pasto fue atacado a piedra en la Av Circunvalar en Barranquilla

PUBLICIDAD El juego previsto para este sábado a las 8:00 pm en el estadio Metropolitano …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo