Saltar al contenido

¡Macabro! Violan, torturan y degüellan a madre e hija en zona rural de Magangué

Ambas mujeres fueron identificadas como Luz Dary Jiménez, de 49 años, y su hija María Camila Quesada Jiménez, de 15 años.

En una vivienda del sector Villa Fany del corregimiento de Cascajal, en Magangué, se respira sevicia, dolor… muerte. En esa casa hallan los cadáveres de Luz Dary Jiménez y su hija, María Camila Quesada Jiménez, desnudos, con signos de tortura, con cinta sujetando sus bocas y amarradas. Se indicó que ambas fueron encontradas desnudas, degolladas, atadas y amordazadas. El triste episodio fue descubierto por el novio de la menor y varios vecinos que al pasar las primeras horas del día se percataron que en la vivienda no se escuchaba ninguna clase de ruido.

Luz Dary Jiménez Turizo era conocida en el pueblo por ser una mujer trabajadora, junto a su hija María Camila Quesada de 15 años administraba su negocio: una tienda.

Según relató una familiar de Luz, el yerno de esta llegó hasta su vivienda hacia las 7:00 de la mañana de ayer al notar que no abrian el negocio.

Tras tocar varias veces y notar que nadie acudía a su llamado, el hombre se voló una pared y fue entonces cuando descubrió la tragedia.

En la entrada del patio encontró tendida a Luz Dary. La mujer estaba desnuda y con evidentes signos de tortura. La habían atado de manos y piernas, y además tenía una herida en el cuello.

Leer también  Lo que faltaba en Barranquilla, denuncian “carrusel de cupos” en la Universidad Metropolitana

Luego, al entrar a uno de los cuartos halló a María Camila, de 15 años, con una cuerda atada a una pierna y junto a una cama, semidesnuda.

“Tenía muchas heridas en los brazos, como que se defendió cuando la estaban atacando. Tenía moretones por todo el cuerpo y además la amordazaron, igual que a su madre, tenían trapos en la boca”, indicó una familiar de María Camila.

Foto: Cortesia

Degolladas

De manos y pies atadas. Están bocabajo, ambas sobre un charco de sangre. El líquido interno del cuerpo brota del cuello de las mujeres, las degüellan.

Aterrado, el novio de la menor avisa a los vecinos, quienes aseguran no escuchar ruidos ni nada que llame la atención en la casa.

La Policía concluye que las asesinan al comenzar la madrugada, pues la sangre ya está espesa.

Algo más perturba a los investigadores, y es que, al parecer, madre e hija son abusadas sexualmente.

Foto: lalenguacaribe.co

La Policía de Bolívar señaló que Luz Dary Jiménez se dedicaba a tiempo completo de la tienda que funcionaba en la parte delantera de la casa. Mientras que de la niña comunicaron que era estudiante de séptimo grado de la Institución Educativa Acuícola de ese corregimiento.

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo