Madre lesbiana tenía enjaulado a su bebé y lo obligaba a comer sus propios vómitos, tras someterlo a torturas lo asesina.

Una madre fue condenada por un tribunal escocés por el asesinato y tortura de su hijo Liam, de dos años, en colaboración con su pareja lesbiana. La muerte del pequeño tuvo lugar el 22 de marzo de 2014 en el piso ‘familiar’ que la pareja tiene en Tynsesde (Escocia), según la información recogida por Daily Record.

Durante las sesiones del juicio se dieron a conocer los detalles más escabrosos del caso, propios de una película con Hannibal Lecter de protagonista. Se conoció por ejemplo que la pareja mantenía en ocasiones encerrado al pequeño en una jaula hecha a mano y le obligaban a comer excrementos de animales y hasta sus propios vómitos. También era sometido a duchas de agua fría y en ocasiones permanecía varias horas desnudo y atado a una silla. Y no sólo Liam. El niño de unos vecinos sufrió los abusos y vejaciones de las dos mujeres desde el año 2012. Las dos mujeres le amenazaron con matar a su padre y con cortarle los genitales con una sierra si contaba lo sucedido.

El juez de la corte de Livingston desgranó en la sentencia los detalles del horrible crimen por el que la madre de Liam, Rachel Cargo, de 31 años, y su pareja Nyomi Cargo, de 28 años, fueron acusadas.

La pareja negó en todo momento el asesinato de Liam y lo atribuyó a “causas desconocidas”

Leer también  El novio llama a otra chica al altar para decirle que la quiere – ¡La novia rompe en llanto!

PUBLICIDAD

La madre de Liam se dirige al tribunal junto a su pareja lesbiana.

Tras ser interpeladas sobre las lesiones halladas en el cuerpo de la víctima, pretendieron descargar la culpa en el otro menor, de sólo siete años de edad, quien pudo ofrecer detalles del horror vivido por Liam durante sus largos meses de tortura. Por ejemplo, que le obligaron bajo amenazas a infringirle golpes en algunas partes de su cuerpo.

El fiscal las acusó además de retrasar maliciosamente la llamada a los servicios de emergencia tras descubrir el cuerpo sin vida de Liam.

Durante el tiempo transcurrido hasta la llegada de los servicios sanitarios y de la policía, pretendieron ocultar las numerosas pruebas de malos tratos infringidos al menor.

Se supo asimismo que las asesinas obligaron al niño a ingerir tranquilizantes para ahogar sus gritos.

Por las marcas halladas, los forenses determinaron que Liam era encadenado con cables y cuerdas. También detectaron huellas de violencia en sus testículos. “El crimen más atroz al que me he enfrentado nunca”, resumió horrorizado el juez.

Por su parte, miembros de la comunidad mostraron su estupefacción ante los espeluznantes hechos dada la aparente cordialidad de  ambas mujeres y su buena relación con el vecindario.

Visto en ElAcontecer

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

esquinadelmovimiento

¡Saca el cole que llevas dentro! ¿Qué tanto sabe de expresiones ‘coletas’? Ponte a prueba en este test vale mia!

Buscar: Por motivo a las “relajadas” declaraciones del ciclista Rigoberto Urán en cada etapa del Tour de …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo