(Video) Mamá desesperada le da a su bebé leche materna en “boli” para calmar su llanto

Lo ha llamado “Milksicle, Popsicle made of breast milk” (polo hecho con leche materna) y con él ha encontrado una manera de aliviar a su bebé sin necesidad de recurrir a otras soluciones como mordedores o juguetes que podrían resultar peligrosos.

Además, sigue ofreciéndole a su bebé un alimento de alta calidad nutricional que se adapta a cada etapa de crecimiento como es la leche materna. Y su bebé parece estar encantado.

Cómo hacer un boli de leche materna

Es muy sencillo. Basta con extraerse la leche, colocarla en un molde para helados (o polos) y meterla en el congelador para que se endurezca hasta que adquiera consistencia de helado.

Si no tienes moldes, puede utilizar una cubitera y colocarle un palito cuando se está endureciendo. Luego, cuando tu bebé lo esté tomando, controla muy bien para quitarle el palito de las manos y evitar accidentes.

Debes seguir todas las recomendaciones para una extracción segura y tener máximo cuidado con la higiene de los moldes. También recuerda que nunca debes volver a congelar la leche o el helado hecho con ella.

Leer también  Cómo dormir mejor para que no te duela la espalda
PUBLICIDAD

Otras formas de calmar las molestias de la dentición

  • Realizar un suave masaje con una gasa fría sobre las encías.
  • Ofrecerle alimentos duros y fríos que sirvan como mordedores naturales (como trozos de manzana o zanahoria), puesto que los mordedores de juguete están bajo sospecha por estar fabricados con componentes que podrían resultar tóxicos.
  • Los geles de dentición y colocar paracetamol sobre las encías no aseguran ser métodos eficaces para calmar las molestias de la dentición.

Visto en Boletrapo

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

cover 20 30 40 años

Qué vitaminas necesita nuestro organismo a la edad de 20, 30 y 40 años

Buscar: “Necesito vitaminas”, solemos decir esto muchas veces, sabiendo que el cuerpo necesita toda nuestra …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo