Saltar al contenido

“Me iba a entrenar colgado de una volqueta”: Los 5 momentos que marcaron la vida de Yerry Mina

El emergente crack de la Selección Colombia es oriundo en un pueblo humilde del Cauca y desde que comenzó con el fútbol supo que eso era lo que quería hacer por el resto de sus días.

En una entrevista para Zoom de Barcelona, Yerry Mina pudo recordar los momentos que más marcaron su vida, entre ellos, las palabras de uno de sus maestros.

“Una vez me dijo: Yerry tu tienes que tener siempre los pies en la tierra y los ojos en el cielo”.

Mina siempre caminaba para poder ir a entrenar y a su trabajo, ‘La muralla’ relata cómo diariamente arriesgaba su vida colgado de una volqueta para ir a trabajar y ganarse 4 mil pesos, de los cuales le daba 3 mil a su madre para la comida y se quedaba con mil pesos para irse a estudiar.

Cuando Mina llegó al Deportivo Pasto, estaba ansioso de jugar y le decía a su mamá que estaba desesperado por encontrar un equipo en el que le dieran el chance de jugar, pero ella siempre le dijo que fuera paciente.

Uno de los momentos que más marcó a Mina en sus comienzos fue cuando su madre le pidió 50 mil pesos a sus primos para ir a la peluquería y eso le generó mucha tristeza, ya que se preguntaba a sí mismo cómo no podía tener plata para darle algo que su propia madre deseaba.

Leer también  Padre “trolea” a su hija imitando sus selfies y consigue el doble de seguidores que ella

“Eso me marcó porque cuando ella me comentó eso yo dije no, como yo no voy a tener eso para darselo a mi propia mamá y yo le colgué y me encerré a llorar dos días y después de que me pasó eso me llamaron de la profesional para ir a entrenar”.

Mina dice que en ese momento el equipo que lo llamó le dio un subsidio de 100 mil pesos al próximo mes y de esa plata él le daba 60 mil a su mamá y se quedaba con 40 para el sostenerse.

“Eso me marcó también, son muchas cosas que lo marcan a uno y lo motivan. Yo le agradezco a Dios porque pasaron, porque eso lo motiva”

Cuando Mina llegó al Deportivo Pasto caminaba a diario para poder ir a entrenar, habían días en los que ni siquiera podía comer.

“Era mucho, porque caminábamos ida y vuelta, era bastantísimo, llegábamos a dormir todo el día de lo cansado que llegábamos y siempre pensaba en la comida para mi mamá y todos los entrenamientos los corría.”

Su madre siempre le dijo que él iba a ser grande y que iba a jugar en el Chelsea y que en la Selección Colombia él sería el reemplazo de Yepes.

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo