Menor de 15 años se quitó la vida en una finca porque debía 80 mil pesos.

PUBLICIDAD

Vecinos de la finca Guayacanes no podían creer lo ocurrido con Oliva Rosa Pérez. El CTI de Corozal hizo la inspección técnica del cadáver. Derecha, Ángel Pérez, padre adoptivo de Oliva Rosa Pérez Jiménez.

Aunque Ángel Pérez, el padre adoptivo de Oliva Rosa Pérez Jiménez, la encontró ahorcada a las 11:25 de la mañana del pasado jueves, en realidad su tragedia empezó desde los 14 años.

Ángel reveló que a esa edad la menor, que el 12 de agosto hubiera cumplido 17 años, se dejó llevar por las malas amistades de Corozal que, de paso, la condujeron por los complejos laberintos de las adicciones.

Atrás, y solo en recuerdos, quedó esa joven brillante e inteligente que siempre ocupó el segundo puesto en el colegio. La rebeldía, la falta de compostura y ese mal vicio de coger a escondidas el dinero que sus padres adoptivos se ganaban con el sudor de la frente terminó ahorcando la paciencia de ellos.

Estaba incontrolable

Hace un año la madre adoptiva de Oliva tuvo un paro cardíaco que la llevó a estar 16 días en UCI por el exceso de estrés. De la clínica la mujer salió para la tumba.

Según Ángel, Oliva Rosa se volvió tan insoportable que su madre biológica no se la aguantó. Hace algún tiempo decidió llevarla a vivir con ella en Cartagena donde cursó uno de los grados de bachillerato. En unas vacaciones vino a visitar al padre adoptivo. Cuando faltaban ocho días para que reanudaran las clases la madre de Oliva le manifestó a Ángel que no la quería volver a ver. Él no tuvo más opción que quedarse con la inmanejable niña que deambuló entre Betulia, Corozal y Sincelejo. En esta última ciudad una conocida con la que vivía la vio tan mal, que la tuvo que internar en el Centro de Rehabilitación Manantial.

Leer también  Hablo la mujer que fue agredida brutalmente mientras le cortaban su cabello por supuesta infidelidad
PUBLICIDAD

Pero como no aceptaba consejos, ni apoyos de ninguna índole, un mes después se escapó de allí en un descuido de los operadores terapéuticos. También le huyó a la ayuda sicológica que en Betulia trataron de brindarle las autoridades cuando se enteraron que tenía un “cáñamo atado al cuello” cada que las adicciones le alteraban el carácter y la volvían violenta con sus seres queridos.

Asfixió su existencia

En la mañana del jueves Oliva arrimó a la casa de una tía para pedirle 200 mil pesos.  Ella no se los dio porque la niña no le mostró la nota que siempre le daba el papá aprobando la entrega de algún dinero.

Oliva se fue para la finca Los Guayacanes, en el corregimiento Villa López, donde su padre adoptivo labora como agricultor.  Allí le pidió 80 mil pesos que supuestamente le debía a una peluquera, pero este le dijo que solo le podía dar 50 mil pesos.

La niña no los aceptó y se quedó rondando los dos cuartos y el pasadizo que tiene la finca, mientras Ángel salió a realizar sus labores del campo.

A las 11:25 de la mañana regresó por una escalera y se encontró a Oliva con un cáñamo atado al cuello que colgaba de una tabla en el pasadizo. De esa manera puso fin a una rebeldía que ya la tenía muerta en vida.

ANTECEDENTES

Hace tres meses que Oliva Rosa Pérez Jiménez se cortó las venas en Sincelejo, aseguró su padre adoptivo. Ella es la víctima número 31 de suicidios en el departamento de Sucre en lo corrido del 2017.

Visto en El Meridiano

No te lo pierdas

cover fb hombre sta marta

“Acabaron con la vida de un gran ser humano” Se fue a vengar de quien lo atracó y lo terminaron matando

PUBLICIDAD Alejandro Viloria, como fue identificado el cuerpo del hombre que después de una golpiza, …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo