Mire como esta pastora llama “Mongólicos e Idiotas” a niños especiales…

PUBLICIDAD

En un video grabado ya hace un tiempo pero que ha vuelto a tener repercusión ahora, se puede ver claramente cuando la auto denominada “profeta” Ana Maldonado, se refiere de una forma peyorativa y bastante desagradable a los niños que nace con síndrome Down. En su conferencia esta mujer le llama “idiota” a esos pequeños niños si bien nacen con el síndrome Down, son personas con igual valor y dignidad como cualquier otra persona que no padezca esa condición.

Es triste y sorprendente ver el video a continuación como de forma burlona esta “profeta”, le dice “idiota” y “mongólico”:

Pero todavía es más triste ver como tantas mujeres en esa conferencia, se rian mientras Ana Maldonado, le llamaba idiota a estos niños. Cuando de seguro alguna de ella posiblemente tiene un hijo con esa condición.

PUBLICIDAD

Es interesante ver que el mismo Cristo, siendo Dios, Señor y Creador, en lugar de burlarse de niños enfermos y despreciarlos, tuvo compasión de ellos y los sanaba (Mateo 17:14-21).

Leer también  Asi fue el dramático rescate de 5 niños y 3 adultos en un 'zapatico' arrastrado por arroyo

El mismo Rey David, tuvo compasión de un hijo de Saúl que era lisiado. Aunque Mefi-boset no era niño, también era una persona con defectos físicos, sin embargo David en lugar de burlarse lo trató como uno de sus propios hijos, sentándole a comer en la mesa del rey (2 S 9).

Dios traiga luz a su pueblo y sobre todo a las personas que reciben enseñanzas falsas de Ana y Guillermo Maldonado.

Visto en: CristianosAlDia

Por Esaú Mejía
Director de Cristianosaldia.net
Contacto:
En Facebook: http://facebook.com/esaumejia
En Twitter: http://twitter.com/esaumejia

No te lo pierdas

cover fb apellidos judios ascendencia

Si tus apellidos se encuentran en la siguiente lista probablemente tienes ascendencia Judía

PUBLICIDAD Los judíos con un pueblo descendiente de los hebreos y antiguos israelíes de oriente …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo