Mujer de 42 años será madre por cuarta vez. Cuando ve a su hija se le parte el corazón

PUBLICIDAD

Helena y Yuri Spengler habían sido pareja desde la escuela. Tuvieron tres hijos sanos pero después no pudieron tener más aunque lo deseaban e intentaban.

La sorpresa llegó 18 años después de su primer hijo, Helena tenía ya 42 años de edad y estaba embarazada. La pareja tenía ya nietos y ahora serían padres una vez más.

El embarazo no mostró ninguna complicación y todo se veía bien en las ecografías. Un mes antes de lo esperado la pequeña Darina llegó a este mundo.

Cuando nació, el equipo médico se mostró nervioso y salió de la sala sin darle a Helena la oportunidad de ver a su pequeña, ella insistía en verla. Las enfermeras le preguntaban si estaba segura de estar preparada, la bebé estaba muy débil y necesitaba permanecer en la incubadora un tiempo para que lograra sobrevivir.

Cuando Helena por fin pudo ver a sus hija quedó tan impactada que tuvieron que llevarla a otra habitación para que se recuperara. Los médicos le dijeron que su hija sufría una rara anomalía llamada Síndrome de Nager, que afecta el desarrollo de manos, brazos y cara. Los individuos con este síndrome por lo general suelen tener una mandíbula muy pequeña.

Los médicos no pensaban que Darina sobreviviría más de unas semanas y le propusieron a Helena que la dejara en el hospital, desde donde le buscarían una residencia segura en dónde vivir.

En ese momento Yuri Spengler entró a la habitación, Helena estaba nerviosa y tenía miedo de mostrarle el rostro de su hija; pero él reaccionó de la forma en que todos deberían haberlo hecho desde el principio y dijo: ”Ahí está, nuestra pequeña y dulce hija”, luego lloró y besó a la pequeña.

Leer también  ¡Aterrador! El experimento ruso del sueño (+ VÍDEO)

PUBLICIDAD

Poco tiempo después la pareja se fue a casa con su bebé, pero los comentarios negativos comenzaron y no cesaron. Amigos y familiares les decían que jamás podrían llevar una vida normal, que la niña moriría pronto y que arruinaría sus vidas. Helena y Yuri estaban hartos y decidieron mudarse de ciudad.

Darina es como lo sería cualquier otro niño a su edad. Le encanta jugar con sus sobrinos y hermanos, le gusta ver televisión,ponerse vestidos bonitos y cantar. Sin embargo, aún hoy tiene que soportar cuando la gente voltea la cara para evitar verla, o como muchos padres le tapan los ojos a sus hijos para que no la vean. A todos ellos, Helena y Yuri les tienen un mensaje: ”Si no quieres verla, mira hacia otro lado, para nosotros es preciosa”.

Al cumplir Darina tres años de edad, y con la esperanza de que pudiera comenzar a comer comida normal, sus padres solicitaron ayuda a los servicios sociales para que la operaran y reconstruyeran sus labios. La primer operación ya fue realizada, pero aún quedan muchas otras.

Su caso se hizo conocido luego de ser presentado en un canal de televisión rusa.

Hoy Darina es una niña feliz que vive rodeada de unos padres amorosos que darían todo por ella, y demás amigos y familiares que la quieren y estiman. Con familias así nada es imposible, en ellos está la fuerza y el apoyo que esta hermosa pequeña necesita y que jamás le faltará.

Visto en PorqueNoSeMeOcurrio

No te lo pierdas

safe_image-7

6 desconocidos conversaron en una habitación oscura. Cuando encienden la luz ninguno cree lo que ve

PUBLICIDAD Muchas veces los prejuicios nos hacen juzgar a las personas antes de conocerlas realmente. …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo