Un niño pequeño defiende a su abuela de un desalojo armado con una tubo de hierro

Las abuelas son sagradas para todo buen nieto que se precie. El vínculo que establecemos con nuestros abuelos es único y especial, a la vez que recíproco. Por eso entendemos perfectamente la reacción del protagonista de la siguiente noticia.

En China, existe un cuerpo de funcionarios llamados chengguan que se ocupa de hacer cumplir ciertas leyes referentes a vendedores ambulantes, saneamiento de la ciudad etc. La verdad es que no tienen muy buena fama y se les ha llegado a acusar de usar métodos violentos con relativa ligereza.

Lo que este grupo de chengguan no se esperaba era encontrarse con un pequeño niño que no iba a permitir que le hiciesen nada a su abuela. El infante se encara contra ellos al grito de “¡No toques a mi abuela! ¡vete! ¡no toques a mi abuela!” repetidas veces.

En un momento determinado llega incluso a coger una tubería, el doble de grande que él mismo para intentar alejar a los funcionarios. La imagen es conmovedora y, por qué no decirlo, graciosa a partes iguales.

Leer también  Hermoso relato de Martín Elías de cómo imitaba a su padre Diomedes!
PUBLICIDAD

El vídeo se ha convertido en todo un fenómeno y el pequeño defensor ha sido aclamado como un héroe por la opinión pública. Frases como “el futuro de este chico será prometedor” o “¡qué niño tan lindo!” son solo algunas alabanzas que le dedican en los comentarios de Youtube.

No sabemos qué sucedió finalmente, ni qué era lo que querían hacerle o no estos funcionarios a la abuela del pequeño. Lo que sí sabemos es que, para llegar a ella, tendrán que mediar antes con un duro rival, este pequeño héroe. Capaz de cualquier cosa por proteger a los suyos.

Visto en: LaVozDelMuro

PUBLICIDAD

No te lo pierdas

cover john travolta y su hijo

7 años después de la muerte de su amado hijo. John Travolta publica revelador y conmovedor mensaje.

Buscar: Perder a un ser querido es algo que duele muchísimo, pero perder a un …

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo