Saltar al contenido

Con palo de escoba roban a una mujer en Santa Marta

¡Quieta! Fue la expresión que a voz en cuello escuchó de parte de dos adolescentes, la señora *María Dolores Escobar, minutos luego de salir del supermercado donde había hecho una “comprita” para el almuerzo.

Doña María jamás pensó, que la bolsa que llevaba en sus manos contenida de arroz, espaguetis y algunas verduras, se transformaría en una seducción para los delincuentes que con cada dia que pasa son más en Santa Marta.

Como tampoco pensó que la herramienta diaria de la reina del hogar, sería el arma usada por los maleantes que la amenazaron para quitarle la bolsa con la compra; y además dejarla sin zapato.

Foto: CaracolRadio

El relato de esta nueva víctima de la atracadera en la tierra de Bastidas, es simplemente al nivel extremo al que se llegó en esta capital. “¡No puede ser. Me atracaron con un palo de escoba. Hasta cuando esta inseguridad Dios mío!”. Con esa expresión la señora María Dolores, reaccionó al percatarse que los dos adolescentes, usaron media escoba para atracarla en plena vía pública, en zona céntrica de Santa Marta, precisamente en la calle 22 con carrera 12, a pocos metros del supermercado, donde se aprovecharon de la soledad del lugar que raramente a esa hora, 9:30 de la mañana, es muy transitado.

“Ellos me pegaron con el pedazo de palo en la cabeza varias veces, para que les diera la comprita. Y entonces otro me amenazaba como si tuviera un cuchillo entre una franela que tenía en la mano”, contó la señora en medio de una risa nerviosa, que es lo que le genera recordar ese episodio que parece de comedia.

Leer también  (Video) Así fue la captura a la banda de atracadores de relojes "Los Rolex" que operaba en Barranquilla

En este momento doña María pasó a engrosar la lista de las incontables personas que todos los días reportan ser víctimas de robos en esta ciudad, que ya hace varias semanas vive la percepción de estar tomada por la delincuencia; hasta el punto que un celular vale más que la vida de un ser humano; ya que el delincuente en medio de los efectos de sustancias alucinógenas, no tiene ningún problema en dispararle a quien se resiste a entregarle sus pertenencias.

*Por solicitud de la afectada, se utiliza un nombre distinto

Hola querido amigo!

Síguenos en Facebook para compartir nuestro optimismo